ANIMAL POLITICO

Oaxaca.- El exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, fue detenido en Grapevine, Texas, tras ser acusado en una corte federal de Nueva York por los cargos de tráfico de drogas, falsos testimonios y corrupción, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado. 

García Luna enfrentaría entre 10 y cadena perpetua por los cargos que se le imputan.

De acuerdo con Ginger Thompson, reportera de ProPública, en el cuarto donde fue detenido García Luna había “todo tipo de fotos con funcionarios estadounidenses”.

El Departamento de Justicia añadió que a “cambio de sobornos multimillonarios” García Luna permitió al cártel de Sinaloa “operar con impunidad en México”.

“García Luna está acusado de aceptar millones de dólares en sobornos del cártel de Sinaloa (controlado por) ‘El Chapo’ Guzmán mientras controlaba la Policía Federal de México y era

responsable de garantizar la seguridad pública en México”, dijo el fiscal federal Richard P. Donoghue señaló que

“El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los carteles infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que ocuparon mientras cometen sus crímenes “, añadió el fiscal.

Autoridades de Estados Unidos confirmaron la detención de Genaro García Luna en Grapevine, Texas; es acusado de corrupción, tráfico de drogas y falsos testimonios.

El exsecretario de Seguridad Pública fue detenido este lunes por agentes federales en Dallas, Texas, pero deberá ser trasladado al Distrito Este de Nueva York para enfrentar los cargos.

Lee más: Rey Zambada asegura que pagó millones en sobornos a García Luna; el exsecretario dice que es mentira

En noviembre de 2018, el Rey Zambada, exaliado del Chapo y testigo del gobierno estadounidense, declaró que entre 2005 y 2006 entregó en un restaurante dos maletas con entre seis y ocho millones de dólares en sobornos a Genaro García Luna.

En el segundo pago, de tres a cinco millones de dólares y entregado en 2006, según el testigo, era secretario de Seguridad Pública del gobierno de Felipe Calderón, y por controlaba a la Policía Federal.

Tras estos señalamientos, el exfuncionario negó en un comunicado haber recibido dichos sobornos y calificó las acusaciones como una “mentira, difamación y perjurio a mi persona, que cualquier individuo, policía o grupo delictivo me haya entregado algún bien económico o material en cualquier momento de mi desempeño público o privado”.