Conflicto entre Chuxnaban y Quetzaltepec, con saldo de 3 muertos en 2018

El Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios aseguró que este año el conflicto por las participaciones municipales entre las comunidades de San Juan Bosco Chuxnaban y San Miguel Quetzaltepec, en la región Mixe de Oaxaca, ha dejado un saldo de tres personas muertas y heridos de bala.

Las muertes, afirmó, son causa de la omisión y de la falta de una intervención efectiva para resolver la problemática entre ambas poblaciones.

Ayer, pobladores de Chuxnaban fueron presuntamente agredidos con armas de fuego presuntamente a manos de habitantes de Quetzaltepec; ataque en el que resultó el señor Hignio Martínez Hernández, de 61 años de edad, además de una persona herida de bala y el reporte de personas desaparecidas. “En lo que va del año ya ha cobrado tres víctimas”, apuntó.

Pero, según denunció, desde domingo 29 de julio del presente año la tensión entre las dos comunidades se incrementó, luego de que alrededor de las 16:00 se registró una emboscada en el camino que conduce a la comunidad de Santa Cruz Condoy, donde perdió la vida el ciudadano Ramberto Romero Martínez, quien fungía como tesorero municipal de San Juan Bosco Chuxnaban, cuando se dirigía a dejar sus bestias mulares al campo.

“En las últimas horas nos hemos enterado de la situación tensa que prevalece entre las comunidades de San Juan Bosco Chuxnaban y San Miguel Quetzaltepec, en la región mixe, donde se registró un enfrentamiento, por lo que hacemos un llamado urgente al gobierno para que intervenga de manera efectiva e inmediata para evitar pérdidas de vidas humanas ante la agudización del conflicto”, manifestó la asociación civil.

El Colectivo aseguró que ante la falta de una respuesta efectiva por parte del gobierno para garantizar la seguridad de la zona se ha dado un nuevo enfrentamiento con consecuencias fatales.

Precisó que las pérdidas humanas y el enfrentamiento entre ambas comunidades derivan del conflicto de la distribución de las participaciones municipales, trascendiendo a profundizar el conflicto agrario que vienen sosteniendo desde hace varios años ambas comunidades.

Por estas circunstancias, exigió la intervención inmediata y efectiva para la resolución de conflicto entre ambas comunidades; una investigación exhaustiva de los crímenes cometidos con debida diligencia con los más altos estándares internacionales en Derechos Humanos.

Finalmente condenó y rechazó los actos de violencia entre las comunidades y la falta de atención adecuada del estado para poner fin al conflicto entre estas dos comunidades.

Francisco Cruz

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*