Astroturismo: la tendencia de viajar por el mundo para ver las estrellas

Esta tendencia gana adeptos en todo el mundo, México incluido. Descubre los mejores destinos para mirar al universo.

Atención viajeros: una tendencia ha ganado gran popularidad en varios países del mundo (el nuestro incluido) que vale mucho la pena tener en la mira. El concepto se basa en “seguir las estrellas” y –aunque no lo creas– cada vez son más los fanáticos y curiosos por este tipo de fenómenos astronómicos que buscan opciones para alojarse y viajar alrededor del mundo. Se trata del astroturismo.

Las fechas más buscadas son aquellas en las que se presentan eclipses, lluvia de estrellas, el paso de cometas muy cercanos a la tierra y apariciones de otros planetas. Inclusive, plataformas digitales como Airbnb han notado el incremento de reservaciones en destinos en donde se pueden apreciar este tipo de eventos astrales en todo su esplendor. Según sus datos, también hay personas que ofrecen alojamiento para el mismo. Son casi 3,000 alojamientos ¡con telescopios disponibles!

Para quienes ya lo han llevado a cabo, el requisito básico para elegir el lugar es tener el cielo despejado y noches claras. Luego, el glamping, un hotel burbuja en medio de la nada u exclusivos departamentos y hoteles se convierten en la tentación como hospedaje y así poder tener un asiento en primera fila para el espectáculo estelar.

Tienes que sabes que en México, Baja California es un destino predilecto para ello. El Parque Nacional San Pedro Mártir tiene el Observatorio Astronómico Nacional ubicado a dos mil metros sobre el nivel del mar. Eso sí, si se trata de ir un poco más lejos y llevar una maleta más grande, entonces los “astroturistas” también pueden elegir destinos como  Antofagasta en Chile, La Palma en España, Kiruna en Suecia y Yarmouth en Canadá.

Ahora que ya sabes que el astroturismo puede ser tu siguiente aventura, ¿qué esperas para buscar un compañero de viaje? Será una experiencia fuera del planeta con tan solo viajar un par de kilómetros fuera del caos de la ciudad.

Forbes