Sube la fuga de cerebros; México, principal expulsor en LA

– Es un fenómeno que ha crecido siete veces en los últimos 25 años; se calcula que se han ido 1.2 millones

MÉXICO.- México es el principal exportador de estudiantes y trabajadores altamente calificados de toda América Latina.

Se estima que para el año 2015 había más de 1.2 millones de mexicanos de este tipo viviendo en el extranjero.

De ellos, 900 mil con títulos universitarios completados y 300 mil con posgrado.

De acuerdo con un documento de la Oficina de Información Científica y Tecnológica para el Congreso de la Unión (INCyTU), del Foro Consultivo Científico y Tecnológico próximo a publicarse, la fuga de cerebros es un fenómeno que ha crecido siete veces en los últimos 25 años.

Mientras en 1990 había 161 mil 196 mexicanos altamente calificados en el extranjero, la cifra se incrementó a 446 mil 852 en el 2000; a 896 mil 001 en el 2010 y escaló hasta un millón 203 mil 573 connacionales en 2015.

El reporte realizado por un grupo de investigadores del Foro Consultivo con la asesoría de Tonatiuh Anzures, un joven doctorado en el University College London que estudia migración altamente calificada, destaca la urgencia de sacar de las sombras a esos otros migrantes: los altamente calificados.

Saber dónde están, qué hacen, dónde viven, qué han logrado y qué pueden hacer por nuestro país.

“En la actualidad, México se coloca como el principal exportador de estudiantes y trabajadores altamente calificados de toda América Latina. Por ello, es fundamental conocer los principales factores que propician la fuga de cerebros en nuestro país y, quizá más importante, de conocer con mayor detalle las experiencias y la trayectoria de nuestros cerebros. Estos dos elementos pueden guiar decisiones de política pública mejor orientadas, y con una visión de mediano y largo plazo”, plantea.

Hoy, la información disponible indica que Estados Unidos es uno de los países que más recibe la migración mexicana altamente calificada pues el 84 por ciento de los migrantes mexicanos con licenciatura y el 82 por ciento con posgrado tienen como destino dicho país.

Al respecto, José Franco coordinador del Foro Consultivo Científico y Tecnológico explicó que el problema de la migración del talento mexicano hacia el extranjero tiene básicamente las mismas raíces de la migración de trabajadores, es decir la falta de empleo y de condiciones para un buen trabajo.

Todo, agregó, está enraizado a un presupuesto muy modesto en materia de ciencia, tecnología e innovación.

“En otros países, los países líderes del mundo tenemos toda una serie de instituciones privadas, empresas, sectores productivos completos que están contratando gente con maestría y doctorado, de hecho, el grueso de gente que sale de las universidades con un grado, una de dos, o se incrusta en un sistema que ya está generando dentro de los sectores productivos o ellos mismos generan sus propias empresas, esto en México no se da y eso obliga a que muchos de nuestros jóvenes muy bien preparados y muy talentosos migren hacia el extranjero”, advirtió.

“Y los costos son altísimos porque las personas son preparadas en su gran mayoría aquí en México desde la primaria y hasta el doctorado y eso cuesta muchísimo dinero y México no termina capitalizando esa inversión”, acotó.

A nivel mundial, se estima que, en 2010, alrededor de 28 millones de migrantes altamente calificados residían en países de la OCDE, lo que representa un aumento del 130 por ciento desde 1990, al contrario el flujo de inmigrantes no calificados creció solamente en un 40 por ciento en dicho periodo.

Habilidades

Según la información del Foro Consultivo esta disparidad en el crecimiento entre la migración calificada y no calificada deja ver una intención, clara y sistemática, de los países avanzados por atraer personal con distintos conocimientos y habilidades.

“Esto se debe a que, en los tiempos actuales, el desarrollo científico y tecnológico, la innovación, o la especialización laboral se han convertido en motores importantes para lograr ventajas competitivas y potenciar el desarrollo económico y social. Para lograr activar dichos motores, los países requieren de personal altamente calificado, así como de infraestructura, empresas, inversiones cuantiosas, planeación y otros medios para desarrollar estas actividades”, concluye el reporte.

– Excelsior / Laura Toribio

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*