Ocaso de sirenas, esplendor de manatíes

Recurro  al título que dio a su libro don José Durand. En una de las ideas principales de su obra refiere que cuando Cristóbal Colón descubrió lo que hoy es América, la imagen de marino respetable empezó a decolorarse.

Sucede que el navegante genovés, en su desesperación por encontrar comida para su flota, encontró en la isla que descubrió una inesperada dotación de carne. Y pudo más lo salvaje que lo humano. Olvidando toda cordura, inició una matazón de manatíes, especie muy amigable y que no oponía resistencia a la hora que les aplicaban la dolorosa muerta a garrotazos.

Lo traigo a colación porque en Tabasco hemos sido muy crueles a la hora que sobreexplotamos nuestros recursos. En veinte años, Tabasco ha sufrido verdaderas hecatombes. Y no hemos desaparecido del mapa porque Dios es nuestro aliado. Le enumero todas esas desgracias:

UNO: Hacia el mes de octubre del año 1999, sobrevino la primera gran inundación del final de siglo. Fue catastrófica. Hubo pérdidas materiales muy cuantiosas…

DOS: en el año 2007, igualmente, sobrevino otra desproporcionada inundación. Nunca vimos a Tabasco tan desorganizado. Curiosamente, el gobernador de esa época –Andrés Granier- aprendió a vivir de la cooperación pública nacional y extranjera. Nunca sabremos cuántos recursos recibió su gobierno, pero que hubo fortunas que se beneficiaron, las hubo…

TRES: En el año 2013, sucedió otra catástrofe. Pemex se declaró incapaz para seguir apoyando a Tabasco. Y lo que prometía ser un gobierno de vanguardia –el de Arturo Núñez- tuvo que recapitular porque el gobierno anterior se llevó más de 10 mil millones de pesos en efectivo. ¿Quién aguanta saqueos de este jaez? Es cierto, hay gente en la cárcel pero, ¿y eso qué?…

CUATRO: Con todas esas catástrofes y sus nefastos resultados financieros (¡Le han costado a Tabasco los dos ojos de la cara!), Arturo Núñez Jiménez ha gobernado con sabiduría y una gran dosis de tolerancia.

CINCO: Cuando Arturo se subió a pilotear el avión llamado Tabasco, la nave iba totalmente en picada. Todos queríamos que con su sapiencia y talento, a lo mejor la nave iba a volver a subir hasta el cielo imposible. La nave pudo ser finalmente rescatada pero no dio para más. Mañana domingo, Arturo informará por quinta vez a Tabasco. Es el reto de un hombre que retó al destino y finalmente lo venció…

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*