Al menos siete personas fueron detenidas hoy tras el asalto a una base militar del Ejército venezolano por parte de un grupo liderado por un oficial retirado y declarado en rebeldía contra el Gobierno de Nicolás Maduro, informaron fuentes militares.

En el ataque al menos un hombre murió y otro resultó gravemente herido, informó el Comandante general del Ejército, el Mayor Jesús Suárez Chourio.

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela relacionó a la Oposición venezolana con la toma de la unidad militar en la ciudad de Valencia, de acuerdo con un comunicado.

El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, el Almirante en jefe Remigio Ceballos, indicó que, de la veintena de uniformados que tomaron a primera hora el Fuerte Paramacay, en el estado Carabobo, Venezuela, siete personas fueron capturadas y están aportando datos.

Fuentes cercanas a las Fuerzas Armadas aseguraron que el grupo estaba integrado por algunos militares rebeldes y también por civiles uniformados, los cuales no pertenecían a la base militar del cuerpo del Ejército venezolano.

El grupo liderado por un oficial que se identificó en un video como Capitán Juan Caguaripano, inactivo desde 2014, tomó la base militar del Ejército venezolano antes de ser detenido por las fuerzas leales a Nicolás Maduro.

El Ministro de Defensa, el General Vladimir Padrino, reaccionó a lo sucedido con un mensaje en Twitter.

“No pudieron con la FANB, con su moral ni con su conciencia constitucional; ahora pretenden agredirla con ataques terroristas. No podrán”, indicó el funcionario.

La sublevación de militares se produjo la mañana de hoy y fue dada a conocer a través de un video en el que un grupo de unos 20 hombres vestidos de militares con armas largas acompañan a un portavoz que se identificó como Capitán Juan Caguaripano y comandante de la operación “David Carabobo”.

Caguaripano, quien no pertenece a la FANB desde 2014 durante la ola de protestas antigubernamentales de entonces, dijo declararse en rebeldía contra la “tiranía asesina” de Nicolás Maduro, aunque declaró que no se trataba de un golpe de Estado.

Más tarde el dirigente chavista Diosdado Cabello dijo que se recuperó el control del fuerte y que todo se encontraba en absoluta normalidad.

En los últimos meses varios militares fueron detenidos por la Contrainteligencia Militar venezolana por formar parte de supuestos planes de insurrección, entre ellos algunos generales, pero las autoridades han reiterado el respaldo firme de la FANB al Gobierno nacional.

Reforma