Nacional

Paran policías estatales en Guerrero

Policías estatales asignados en Chilpancingo y Chilapa pararon labores en protesta porque el Secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, se niega a darles el descanso obligatorio.

“Antes nos daban tres días de descanso por tres de trabajo, pero desde hace más de un mes no nos dejan ir a nuestras casas para ir a ver a nuestras familias”, dijo uno de los agentes que están concentrados en sus cuarteles.

En el caso de Chilapa, los policías están reunidos en las instalaciones de la Casa del Campesino.

En tanto, en la Capital guerrerense, los inconformes permanecen en el cuartel, al norte de la ciudad, por la carretera que conduce a la localidad de Chichihualco, cabecera del Municipio Leonardo Bravo.

Los policías afirmaron que muchos no tienen días de descanso desde la Semana Santa, a mediados de abril pasado, y acusaron a Astudillo de incumplir con la promesa que les hizo en el 2016 de que se les iba a entregar un bono de riesgo de 2 mil pesos al mes.
Falla intento de díalogo

El director del departamento jurídico de la Secretaría de Seguridad, Francisco Montesinos Baños, y el subsecretario de Administración, Edwing Tomás, llegaron al cuartel, pero entre gritos de “¡fuera, fuera, fuera!” los funcionarios abandonaron las instalaciones.

Montesinos Baños les recriminó que, pese a que sabían de que la sociedad de Guerrero requiere de su apoyo, se niegan a salir a las calles para brindarles seguridad.

Les recordó que los policías tienen un contrato laboral muy especial y que el paro de labores que están realizando es causal de despido inmediato.

“Pero no se trata de eso, aquí estamos para escuchar sus demandas”, dijo.

Los agentes exigieron a los funcionarios la solución a su demanda principal, que es la liberación de sus días de descanso.

“Son tres días de trabajo por tres de descanso y no están respetando ese acuerdo, muchos ya llevamos semanas aquí”, recriminó uno de los elementos.

Los funcionarios se retiraron y los policías exigieron la presencia del Secretario de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes.

En entrevista, uno de los agentes denunció que, aparte de que no les dan los días de descanso, tampoco hay vacaciones.

“En el 2016, durante el Día del Policía, el Gobernador (Héctor Astudillo) nos prometió un bono de riesgo de 15 mil pesos cada seis meses, después lo bajaron a 12 mil pesos, pero hasta la fecha no nos llega nada”, mencionó.

Se quejaron de que tampoco les han entregado uniformes, botas, chalecos antibalas nuevos y que no les han dicho el monto del seguro de vida.

“Nos decían que el seguro de vida es de un millón de pesos, pero nos han contado que es mucho menos”, aseveró.

Los policiías denunciaron las pésimas condiciones físicas en que se encuentran las instalaciones en donde están las literas en las que duermen.

Efectivos que estuvieron en los operativos para retirar los narcobloqueos que instalaron los grupos delictivos en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, relataron cómo fueron abandonados a su suerte por parte del gobierno.

“Durante los tres primeros días más críticos de la situación en Tierra Caliente, la gente no nos vendía agua ni comida y fue el Ejército el que nos otorgó la alimentación, pero nos la cobraron”, dijo uno.

Alrededor de mil agentes que pararon labores están asignados a tareas de seguridad en los municipios de la Región Centro y Montaña Baja.

En Chilapa, 50 agentes participaron en el paro.

Hasta este lunes en la tarde, el paro de los agentes continuaba.

 

Reforma