Francisco Morales V.
Cd. de México (11 mayo 2017).- El grupo de 40 científicos mexicanos que laboran en el Gran Colisionador de Hadrones de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), en Suiza, ayudó a detectar una forma más sencilla y certera para recrear los primeros instantes del universo.

El hallazgo fue realizado en el experimento ALICE, uno de los detectores del colisionador, que está compuesto por 19 dispositivos, 3 de ellos diseñados, construidos y operados por mexicanos.

Habitualmente, ALICE es usado para recrear un plasma conocido como quark-gluón a partir de la colisión de iones de plomo. Este plasma, según los científicos, era la forma en la que se encontraba el Universo 10 microsegundos después del Big Bang.

Con una participación decisiva del dispositivo “V0”, uno de los creados por mexicanos, pudo detectarse que el plasma quark-gluón se puede recrear de una manera más sencilla y con mejores posibilidades de investigación: a partir de la colisión de protones.

“(Esto nos da) la posibilidad de estudiar las propiedades del plasma de quarks y glúones, que es donde está la clave”, expuso en conferencia de prensa Gerardo Herrera, Secretario Académico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (Cinvestav).

La detección de esta posibilidad de estudio, abundó Herrera, ayudará a comprender de mejor forma al universo temprano y, como sucedió con el descubrimiento de los electrones, eventualmente trascenderá de las ciencias básicas hacia las aplicaciones.

“Las imprecisiones (en colisiones) de iones de plomo son muy grandes comparadas con las colisiones protón-protón, (donde) tienes mucho más conocimiento de lo que ocurre”, secundó Ildefonso León, investigador del departamento de física del Cinvestav.

Los trabajos en ALICE, expusieron ambos, se llevan a cabo a través de una colaboración interinstitucional entre el Cinvestav, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) y los Institutos de Ciencias Nucleares y de Física de la UNAM.

Los hallazgos fueron publicados recientemente en la revista científica Nature.

De acuerdo con ambos investigadores, el Civenstav actualmente participa en un programa de actualización de los dispositivos mexicanos en ALICE.

Reforma