THE HEALTH POINT by LAVALSS

¿Cuantas veces has comido un alimento sin tener hambre?

Aquel filósofo alemán Ludwig Feuerback, tenía razón al decir que somos lo que comemos, y dándole otro giro a esta frase, nos alimentamos sin hacer conciencia de que es lo que nos estamos llevando a la boca.

El ser humano tiene una parte racional y otra afectiva, esa parte sentimental que nos hace tan diferentes a los demás cuando manejamos nuestras emociones según las costumbres, tradiciones y experiencias de nuestro pasado. Nuestro estado de ánimo depende de muchos factores, del estrés laboral, la familia, edad, condición física, autoestima, pero sobre todo de los alimentos que estamos consumiendo en nuestro día a día.

Te cuento, ya has escuchado de ese enemigo blanco silencioso cuyo caso en muchos comerciales y revistas estos últimos años han estado alertándonos sobre lo nocivo que es para la salud; si, el azúcar.

La realidad es que no solo es el azúcar o sacarosa, lo que daña nuestro organismo, también se ven involucrados otros alimentos como los panes industriales, cereales de caja integrales, galletas, refrescos, jugos de caja, embutidos y si, algunas veces también hasta los jugos naturales, algunos granos, arroz, pastas y el exceso de frutas.

¿Qué pasa?

En la actualidad necesitamos algo rápido y sabroso que podamos comer cuando estamos a las carreras, sin tiempo de cocinar, en algún evento social, en el trabajo o de viaje. Nos hemos convertido en pequeños títeres de las tendencias alimentarias conformistas, cualquier comida rápida y productos novedosos de etiquetas y nutrientes que ni sabemos pronunciar, que ni nos informamos bien de lo que son o lo que significan, eso es con lo que estamos nutriendo nuestro propio cuerpo.

Debido a la hibridación y la modificación genética que actualmente abunda en la mayoría de los alimentos aunado a nuestro estilo de vida y la predisposiciónn genética, estamos incrementando cada vez más el riesgo en sobrepeso, obesidad, enfermedades cardiovasculares, neurológicas, cáncer, entre otras.

Cada vez son más los familiares y amigos que nos enteramos están viviendo con estas enfermedades, su comportamiento y actitudes determinan mucho la retroalimentación.

Si sigues consumiendo los mismos alimentos la inflamación celular seguirá presente, los niveles de insulina seguirán elevados, alteraciones en la sangre, y todo esto conlleva a que el cerebro siga en ese estado de estrés, provocando algunos trastornos como dolores de cabeza, depresión, demencia, diabetes, y las mismas enfermedades que como una cadena se van desarrollando.

Nuestras emociones son la parte esencial aquí, si tenemos una alimentación balanceada, equilibrada y acorde a nuestras características como individuos, nuestros requerimientos, podremos cambiar nuestros pensamientos, estos serán positivos y energéticos, las reacciones y nuestro comportamiento en cada situación de nuestro día a día, nos dará ese equilibrado y podremos tener una disminución de las enfermedades anteriores, y bueno en caso que no se presenten irlas previniendo.

Es por ello que es tan importante saber cómo alimentarnos, y no te preocupes, nadie nace sabiendo, para recibir couching al respecto y verdaderamente tener un estilo de vida saludable, manda un WhatsApp al 9933936443, hacemos cita y te asesoro con gusto. Sígueme en todas las redes sociales como Valeria Suarez.