Deportes

El estadio Azteca, un rival de la selección de México

* El equipo mexicano juega este viernes frente a Costa Rica (20.00, hora local) y su recinto le juega por la altitud de la capital

El estadio Azteca es el símbolo del fútbol mexicano. Desde su construcción en 1966 se convirtió en la fortaleza de la selección de México en los partidos clasificatorios a las Copas del Mundo de la FIFA. Las condiciones climáticas provocaban un desgaste particular gracias a la altitud de 2.300 kilómetros sobre el nivel del mar de la Ciudad de México. Pero todo ha cambiado.

Para el partido de este viernes frente a Costa Rica (20.00, hora local) los futbolistas mexicanos que juegan en Europa le sugirieron a su seleccionador entrenar en Cuernavaca, Morelos con una altitud de 1.510 metros. “Científicamente comprobado que la altura pasa factura por ahí de las 72 horas y esto estaba afectando a nuestros propios jugadores”, comentó Juan Carlos Osorio en la semana.

“Sí pesa bastante, siempre me cuesta, me ahogo, la realidad es que pesa bastante cuando vengo”, comentó Jonathan dos Santos durante la semana. Los entrenamientos de México se realizaban en un centro de alto rendimiento en el sur de la capital. “El Azteca es nuestra casa”, señaló Ochoa, guardameta del Granada.

En los últimos años los jugadores mexicanos han ganado terreno en las mejores ligas, conseguido experiencia y un nombre; sin embargo, eso ha complicado su rendimiento con la selección al hacer viajes largos. El once inicial de México cuenta, en su mayoría, con ellos. El último juego en el Azteca terminó con un 0-0 frente a Honduras. Frente a Costa Rica arrancan un congestionado 2017 en el que coinciden los últimos partidos eliminatorios, la Confederaciones y la Copa Oro.

Peralta, Reyes, Vela, Jonathan y Hernández durante un entrenamiento de Méxicoampliar foto
Peralta, Reyes, Vela, Jonathan y Hernández durante un entrenamiento de México E.VERDUGO AP
Osorio llamó a 11 mexicanos que militan en clubes europeos: Guillermo Ochoa (Granada), Carlos Salcedo (Fiorentina), Diego Reyes (Espanyol), Andrés Guardado y Héctor Moreno (PSV Eidhoven), Miguel Layún y Héctor Herrera (Oporto), Jonathan Dos Santos (Villarreal), Carlos Vela (Real Sociedad), Raúl Jiménez (Benfica) y Javier Hernández (Bayer Leverkusen). Los otros 14 pertenecen a conjuntos mexicanos.

La selección de Costa Rica, comandada por Óscar Ramírez, también diseñó su agenda para permanecer el menor tiempo en la Ciudad de México. Se concentraron en su país, en el Complejo Deportivo de la Federación costarricense. El conjunto centroamericano cuenta con sus mejores jugadores como Keylor Navas (Real Madrid), Celso Borges (Deportivo La Coruña), Joel Campbell y Bryan Ruíz (Sporting de Lisboa). El equipo de Costa Rica es el puntero de las eliminatorias con dos victorias frente a Trinidad y Tobago y frente a Estados Unidos.

La última vez que se enfrentaron ambos equipos fue en la Copa Oro de 2015. Eran los cuartos de final y México pasó de ronda con un cuestionable penalti en el último minuto del tiempo extra. En 2013 se cruzaron en las eliminatorias rumbo a Brasil 2014, allí los ticos se quedaron con el triunfo 2-1 justo en el momento en que el tri pudo quedarse con el boleto a la repesca.

El conjunto mexicano sólo ha perdido dos partidos en el Azteca durante partidos de eliminatoria a las Copas del Mundo. El primero fue en 2001 cuando fueron derrotados 1-2 por la Costa Rica liderada por Hernán Medford. El otro duelo fue en 2013 frente a Honduras por un idéntico marcador.

El grito de “puto” condiciona a México

La FIFA ha multado seis veces a la Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut) por el grito de “¡Ehh, puto!”. La organización internacional ha amenazado a los dirigentes mexicanos con vetar el estadio Azteca al considerarlos cánticos homofóbicos. En diciembre pasado, el estadio Nacional en Chile fue clausurado por dos partidos por el mismo motivo.

La Femexfut ha impulsado campañas para contrarrestar la actitud de sus aficionados que han evadido las recomendaciones. La FIFA también ha señalado que otra de las sanciones es restarle puntos al equipo mexicano. Guillermo Cantú, secretario general de la Federación, se ha mantenido firme y ha apelado cada sanción. “El organismo mundial no debe imponer su ideología, al contrario, tiene que estar abierta a diversas expresiones en los estadios”, dijo Cantú a finales del año. Este viernes la afición volverá a tener la oportunidad para dejar de lado ese grito popular en el fútbol mexicano.