El Observador

CONSEJOS PARA EMPRENDEDORES

Iniciar un negocio requiere de tres cosas: claves, determinación, disciplina, constancia. Determinación para decidir arrancar con todo lo que implica hacerlo         un changarro incluyendo ahorrar, tal vez sacrificar vida social o gustos con tal de conseguir el objetivo. Disciplina al momento de organizar el dinero para los fines que se deben, de estar día a día pendiente del negocio ya quien tenga tienda que la atienda y si no que la venda, constancia al pasar del tiempo y seguir innovando creciendo y manteniendo las dos anteriores cualidades los cuales se dicen fácil pero son muy difíciles de practicar en la vida diaria del empresario.

Iniciar una empresa puede ser el camino más arriesgado, pero también el que te puede traer mayores beneficios; por lo tanto, si crees en ello debes continuar hasta el final y evitar que tu estado de ánimo y tus ganas bajen. Eso sí, debes tomar riesgos inteligentes y calculados. Además, probablemente no tienes una familia a la cual mantener asi que no tienes mucho que perder.

Trata de mejorar aquellas habilidades que te harán más eficaz y productivo en lo que hagas, por ejemplo, el cálculo o la lectura. Haz una lista de las tareas que debes llevar a cabo y jerarquízalas para irlas realizando de acuerdo a su prioridad. Recuerda que tendrás que ser muy organizado para que todo se haga bien y a tiempo. 

Es muy importante que durante este periodo procures a aquellas personas que realmente desean que consigas grandes logros en la vida. Si quieres tener éxito, rodéate de gente exitosa y que espere que tú también lo seas.

Al iniciar tu negocio, debes hacerlo en algo que verdaderamente te apasione. Debes tomar en cuenta que si vas a hacer algo el resto de tu vida, por lo menos tiene que ser algo que te motive a realizarlo.

A lo largo de tu camino de emprendimiento, habrá mucha gente que te dirá que lo primero que debes hacer es adquirir experiencia en una gran empresa o que trate de convencerte de que tu idea no será exitosa, pero la verdad es que, si realmente deseas iniciar tu negocio y eso es lo que realmente te hace feliz, entonces, adelante.

También, evita tomar en cuenta únicamente los comentarios positivos, ya que pueden ser poco realistas. Por eso, debes tratar con expertos y con personas en las que realmente confíes.

Ya lo sabes, olvídate de los prejuicios y lucha por esa idea que puede llegar a ser una gran empresa. Si llega a ser exitosa, sin duda, será una de tus grandes satisfacciones y ésta es la mejor época para empezar.  Desempeño. No sólo hay que trabajar y ya, sino trabajar y muy duro para conseguir todos los retos que te propusiste antes de empezar tu proyecto. Si has conseguido obtener buenos resultados y tu empresa sale adelante nunca bajes los brazos. Es el primer mandamiento de todo buen emprendedor.Creatividad. En el trabajo no sólo tenemos que hacer las cosas diarias en forma de rutina y monotonía, sino ser creativo, innovar y crear cosas nuevas; y si no son nuevas, una manera distinta de verlas y una forma distinta de pensarlas y ejecutarlas. Innovar cada día. No nos podemos quedar anclados en la idea inicial, sino innovar en cada momento. Innovar en los distintos aspectos: procesos, ideas para el negocio, mejoras, etc. Pensar en mejorar cada producto/servicio y hacerlo realidad. No podemos permitirnos perder días, meses o hasta años, sin realizar cambios o mejoras en el producto o en el servicio. Aunque es bien conocida la frase: “si algo funciona, no lo toques”, cualquier área de negocio tiene su ciclo de vida, que tras el éxito, siempre acaba por terminar.

Trabaja con ganas, ilusión y motivación. No tienes que olvidar nunca qué te llevo a emprender, conseguir tus sueños. Si has tenido tanta “fortuna, suerte o has estado en el lugar o momento idóneo” es porque te lo mereces, pero esa esencia y carácter nunca te puede fallar. Por tanto, actitud positiva y no decaer. Si hubiera algún mal momento  “está permitido caerse, pero es obligatorio levantarse”. Debe gustarte lo que haces. Con este principio ganas siempre, ya que es una situación en la que no sólo trabajas para “ganarte la vida”, también disfrutas haciendo lo que haces. Aunque haya momentos duros, hay que aprovechar la ocasión y estar contento con tu trabajo y satisfecho cuando sabes que además de gustarte lo haces bien.

Sé original en el contenido y en la forma. No sólo debes ser creativo a la hora de crear el negocio, sino también en cómo gestionarlo y publicitarlo. Siempre es mejor que tenga un buen diseño, que guste y llame la atención para garantizar la aprobación del público. Con estos tips, ten por seguro que tu negocio tendrá éxito. Visita mi blog thewatcherr@blogspot.com o sírvete a mandarme un mail a colbertjuancarlos@outlook.com.