NacionalPortada

Tiene agro 'hueco' para deportados

La mano de obra latinoamericana en general, es necesaria en los campos estadounideses. 

Cd. de México.- En México ya hay escasez de mano de obra para algunos cultivos exitosos y eso es una oportunidad para los deportados de Estados Unidos; sin embargo el salario puede ser hasta 80 por ciento menor.

El cultivo de berries y hortalizas en regiones de Jalisco, Michoacán y Guanajuato no tiene suficientes trabajadores, de acuerdo con empresarios y productores de la región.

Pero mientras un trabajador de hortalizas en Estados Unidos puede ganar alrededor de 48 dólares al día (960 pesos mexicanos), en México se pagan unos 150 pesos, según Rafael García, presidente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Guanajuato.

Con todo, las oportunidades de empleo han crecido.

En zonas como el sur de Jalisco, en Ciudad Guzmán, la escasez de trabajadores para el cultivo de berries ha sido un problema recurrente y agravado, derivado del aumento de la producción, expuso Mario Andrade, presidente de la empresa Splendor Produce.

Andrade destacó que es en el sur de dicha entidad donde la demanda de jornaleros es mayor, pues hace cuatro años no se llegaban ni a mil hectáreas de producción, pero ahora ya se cuenta con 5 mil hectáreas.

“En esas zonas (Jalisco y Michoacán) donde hay una actividad exportadora bastante fuerte, especialmente asociada a hortalizas y berries, hemos escuchado experiencias directas que los productores han tenido que tirar su producción porque no encuentran quien les ayude a cortar”, agregó Ángel Rebollar, investigador del Centro Regional Universitario Centro Occidente (CRUCO), en Morelia.

En Guanajuato ya se han tenido retrasos en algunos proyectos como la construcción de invernaderos para sembrar jitomate debido a la falta de mano de obra, resaltó García.

Alfredo Díaz, director general de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC), agregó que el alza en la producción de hortalizas en el Bajío ha generado que los jornaleros, provenientes del sur del País, ya no viajen hasta el norte a estado como Sonora y Sinaloa.

Productos y especialistas coinciden que el trabajo en estos cultivos podría ser una opción para los deportados que se dedican a las actividades del campo.

“Sí, hay la idea de que el regreso de algunas de estas personas, no sé en que magnitud, sí pudiera ayudar a cubrir un déficit que se ha venido dando ya desde hace algunos años en ciertas regiones y de hace dos o tres años de manera importante en lugares como Jalisco”, refirió Mario Steta, presidente de la Alianza Hortofruticultura Internacional para el Fomento de la Responsabilidad Social (Anforas).

Del total de las repatriaciones de mexicanos desde Estados Unidos que ocurrieron en 2016, los originarios de Michoacán, donde tienen fuerza dichos cultivos, son los que encabezan la lista al ser 22 mil 16 personas, según datos del Secretaría de Gobernación.

La gente que vuelve del vecino país del norte suele tener un buen nivel de especialización y obtiene una mejor productividad, por lo que son trabajadores valiosos, dijo García.

“Nos interesa capitalizar toda esa experiencia de años, la gran mayoría que viene de Estados Unidos son gente muy valiosa”, coincidió Mario Steta, presidente de Ánforas.

Sin embargo, la diferencia de salarios que ocurre entre ambos países es uno de los aspectos destacados porque no siempre se alcanzan a cubrir todas la necesidades, recordó Rafael García.

Mario Andrade, de la empresa Splendor Produce, opinó que los salarios de ambos países no pueden ser comprables, ya que los gastos son diferentes según la nación.

Reforma / Frida Andrade