Estado

Devuelven salud a 115 infantes con malformación congénita

El pie equinovaro aducto se presenta en uno de cada mil nacimientos; su tratamiento lo cubre el Seguro Popular

Villahermosa, Tabasco.- La implementación del Método Ponseti para el tratamiento del pie equinovaro aducto, en los hospitales regionales de Alta Especialidad del Niño Dr. Rodolfo Nieto Padrón y Dr. Gustavo A. Rovirosa Pérez, ha permitido que 115 pacientes que nacieron con esta malformación congénita puedan caminar de forma normal.

Sonia Castro Noriega, especialista en Ortopedia y Traumatología Pediátrica, explicó que este problema de salud consiste en que la persona nace con pie en punta (equino), y con la planta girada hacia adentro (varo), y se presenta en uno de cada mil alumbramientos.

Su origen es postural, es decir que durante su formación los pies no logran rotar en la posición normal; esto ocurre a partir de la semana 20 del embarazo y puede detectarse con el ultrasonido, añadió.

La especialista del Hospital del Niño señaló que anteriormente esta malformación sólo era corregible con cirugía, la cual era muy extensa y dolorosa para el paciente, dejaba cicatrices y los resultados no eran siempre los esperados; sin embargo, en la década de los 50 el doctor Ignacio Ponseti desarrolló un método muy eficaz, sencillo, de bajo costo, que no requiere cirugía y que da excelentes resultados en la gran mayoría de pacientes.

Dijo que el Método Ponseti, como se conoce a esta técnica, llegó a México en el año 2010 a través del Plan Nacional para la Atención del Pie Equinovaro. Tabasco fue uno de los primeros siete estados del país en contar con Centros Especializados Ponseti, y ahora existen 44 en toda la República, apuntó.

Castro Noriega mencionó que este método se desarrolla en dos etapas: la primera (corrección de la deformidad), consiste en enyesar semanalmente durante cuatro semanas la pierna del niño; después se realiza una tenotomía, que es una pequeña punción en el tendón de Aquiles, para alargarlo y así corregir el equino. Al final se coloca un yeso que se deja por tres semanas aproximadamente, detalló.

Una vez terminada esa primera fase, sigue la de mantener la corrección, que consiste en el uso de una férula en los pies del paciente, todas las noches, sin interrupción, hasta que el menor cumpla los cinco años; cabe señalar que durante el día pueden usar sus zapatos de forma normal.

Sonia Castro dijo que los hospitales del Niño y Rovirosa están acreditados como Centros Especializados Ponseti, además que cuentan con médicos certificados con esta metodología ante la Asociación Internacional Ponseti y la Fundación Mexicana del Pie Equinovaro.

Mencionó que la atención de esta malformación se encuentra cubierta por el Seguro Popular, además de que la Fundación referida apoya a los padres de familia de escasos recursos, proveyéndolos de la férula a muy bajo costo con el fin de que no abandonen el tratamiento.

Asimismo, advirtió la importancia de que los bebés que nacen con este problema sean tratados inmediatamente en alguno de los dos Centros Especializados Ponseti de la Secretaría de Salud, para garantizarles así una vida normal y feliz.