Economía

Los mexicanos aceleran las compras para protegerse de la inflación y el encarecimiento del crédito

El aumento en las ventas de bienes duraderos, fundamentalmente automóviles, revela una pauta de consumo propia de los periodos previos a una drástica subida de precios

Javier Lozano echa cálculos para evitar que la temida inflación le pase más factura de la cuenta a su cartera. La primera decisión: comprar un automóvil que necesitaba desde hace meses y que no quiere que se encarezca más. Su viejo coche, un Chevrolet Corsa, se había convertido en un agujero para su bolsillo y no quiere que la compra de su reemplazo se vaya por las nubes. “Últimamente gastaba mucho en reparaciones y, aprovechando el dinero que recibí al jubilarme, he comprado uno nuevo al contado pensando que dentro de unos meses será mucho más caro”, relata este contador público de 61 años. Gracias a su hermano, trabajador de una agencia de autos, ha obtenido un buen descuento —“del 25%”— y, pese a haber tenido que desembolsar varias decenas de miles de pesos, está más que satisfecho con la adquisición.

La decisión de adelantar una compra que iba a tener que acometer sí o sí en los próximos meses se ha convertido en moneda de cambio común entre sus conocidos: un vecino acaba de comprarse una segunda residencia antes de que suba el precio, otros amigos aprovechan para comprar electrodomésticos y ahorrar unos pesos. Pero no solo se circunscribe al entrono de Lozano: amplias capas de la sociedad mexicana evitan a toda costa que la inflación y la subida de tipos de interés les pille a contrapié.

“Definitivamente, quien puede y tiene algo de dinero ahorrado, está adelantando compras”, subraya Carlos Serrano, economista jefe de BBVA-Bancomer, la mayor entidad financiera de México. “Esta anticipación se está dando, sobre todo, en automóviles y electrodomésticos, dos grupos de productos que van a sufrir aumentos de precios”, añade. “Desde la victoria de Trump se ha instalado en la sociedad mexicana la percepción de que la depreciación del peso frente al dólar se convertirá en algo permanente y que la inflación seguirá subiendo”. En febrero, el alza anual de precios fue del 4,8%. Y, para final de año, el grueso de analistas espera que supere la barrera del 5%. En paralelo, tras una escalada de las tasas de interés de la que no se vislumbra final en el horizonte más cercano, solo es cuestión de tiempo que el crédito empiece a encarecerse.

Marco Franco, de 34 años, se decidió incluso antes que Lozano: compró un Mazda 3 en enero. En su determinación pesó tanto la expectativa de que los precios sigan subiendo como, sobre todo, la posibilidad de acceder a un crédito a una tasa ventajosa: “Estoy pagando el 9,9% de interés y, si me lo comprase ahora, ya estaría pagando el 10,5%. En unos meses, seguro que será más”, apunta.

La venta de electrodomésticos es más difícil de parametrizar –los grandes establecimientos, en los que se concentra el grueso de las ventas, no publican datos individualizados–, pero en el caso de los automóviles las estadísticas no dejan lugar a dudas: pese a la congoja económica generalizada, en febrero se vendieron 118.000 coches en México, un 6,5% más que un año antes. En los distribuidores a pie de calle, la sensación es muy similar. Yamil Micher, gerente comercial de una agencia de venta Renault en pleno centro de la Ciudad de México, corrobora el aumento de las ventas en el tramo final de 2016 y los primeros compases de este año. El primer tercio de marzo, un periodo tradicionalmente poco favorable para las ventas, arroja, dice, “cifras un 20% mejores de lo que se podría esperar”. Aunque, de media, los coches que tiene expuestos en este enorme concesionario de la colonia Escandón ya han subido un 5% en pocos meses, a juzgar por el número de clientes que curiosean en sus pasillos, el apetito no ha cesado. El motivo: “Creen, y creemos, que los precios subirán más”, afirma Micher.

Mientras la confianza del consumidor, pese al rebote de febrero, sigue una tendencia inequívocamente bajista, las ventas minoristas han recorrido el camino contrario. “La cautela por el empeoramiento económico no se está viendo reflejada en las compras. Y eso es claramente achacable al adelanto de determinadas decisiones de consumo”, subraya Gerardo Esquivel, economista del Colegio de México.

Este efecto —”muy específico, que no se dio en [la crisis de] 1994”, añade Esquivel—, ya empezó a notarse en el último tramo del año pasado, cuando ayudó a sostener las ventas minoristas y ayudó al PIB a superar las previsiones de crecimiento. Sin embargo, tiene los días contados: Serrano y Esquivel no ven que vaya más allá de abril o mayo. Axel Duarte, de la firma de investigación de mercados GFK, y Victor Caballé, de Kantar Worldpanel México, también creen que los adelantos de compras están cerca de tocar a su fin: a partir del segundo trimestre, todas las previsiones apuntan a que los incrementos de precios impactarán en los bienes duraderos y frenarán el consumo.

Para entonces, Javier Lozano, Marco Franco y unos cuantos más podrán sacar pecho por su estrategia. “Pero hay que recordar que aunque muchos quisieran haberse adelantado a la inflación, únicamente una pequeña parte de mexicanos puede hacerlo: quienes tienen algo de dinero ahorrado o, como yo, ha recibido una cantidad por su jubilación”, cierra el primero. Ahí, la eterna desigualdad económica también hace mella: solo pueden acogerse a este tipo de oportunidades quienes pueden pagar al contado —una pequeña fracción de los mexicanos— o cumplen los requisitos para pedir un crédito. El resto, si puede permitírselo, tendrá que comprar cuando los precios ya hayan escalado.

El País