Holograma cero

Vamos a Tabasco que Tabasco es un… ¿“Edén”?

Venia terminando un viaje fuera de nuestro Estado y de pronto me llama la atención un letrero panorámico que decía “Bienvenidos a Tabasco, el Edén del Sureste”. Hágame usted el grandísimo favor.

Mi pregunta ¿Se estaba burlando quien ordenó colocaran esa leyenda? ¿En que estaba pensando cuando le surgió esa idea?, ¿Había fumado algo? Por qué el desarrollo de la vida en nuestra tierra esta distante a lo que según la Biblia es el Edén.

¿Qué es lo que pasó con el Tabasco que nos platican nuestros abuelos, con los pueblos de nuestros padres? ¿Qué es lo que nos llevó al estilo de vida actual en que estamos sumergidos? Y aprovecharé este espacio, para que, como una catarsis sacar lo que me tiene harta de mi gente, estúpida gente.

Quizá el Tabasqueño generó un afán de competir y ganar, porque la realidad es que quiere ser y se cree el número uno en todo, hasta en lo malo. La muestra está en que a un Tabasqueño le puedes decir “En el norte hay un Estado en que es el más endeudado” y el Tabasqueño te contesta: “No, Tabasco es el más endeudado”, podrán comentar que alguna entidad es la más peligrosa y la respuesta es “No, Tabasco es el más peligroso”. No podía faltar en los comentarios sobre la grilla (El Choco se siente experto en todo y en política no se podía quedar atrás), que en su mente ilusa nace, que el estado de Tabasco es el laboratorio político de la Federación, cosa además ridícula. Le explico por qué: al Gobierno Federal no le interesa para nada este Estado, y esto es histórico, Tabasco careció de interés desde que los españoles que llegaron a América después de ser conquistada esta zona por Juan Del Grijalva, porque al acercarse a esta zona nomas encontraron agua, pantanos, calor y mosquitos, por lo que la zona no era nada atractiva. Me atrevo a decir que con trabajo nos ubican, a no ser porque de aquí han surgido los dos políticos más recalcitrantes de los últimos años.

La verdad es que la inundación del 2007 nos proyectó a los tabasqueños a nivel nacional e internacional, pero como unos pedinches, flojos, abusivos, tontos y llorones.

Pues aquí nos veremos con mi “Holograma cero”. En la Ciudad de México adquiriendo un “Holograma Cero” para el vehículo, tienen uno derecho a circularlo cualquier día de la semana sin que se le aplique el “Hoy no Circula”. Así que, nos veremos cualquier día, no se cual, al fin que ya compré mi “Holograma Cero”.