PolíticaPortada

Llega PRI a 88 años entre crisis

 

REFORMA

Claudia Guerrero
Cd. de México Un ex candidato presidencial y tres ex líderes del PRI reconocen el momento crítico en que llega el partido a sus 88 años de vida.

Ubicado en tercer lugar de las preferencias electorales, con una aprobación mínima histórica del Presidente, un desgaste por escándalos de corrupción y la irritabilidad ciudadana por el gasolinazo, el tricolor conmemora mañana su aniversario.

Es una “tormenta perfecta”, admite el ex candidato presidencial Francisco Labastida. “Los problemas del País son los problemas del partido”, considera.
“Los problemas del País son los problemas del partido”
Francisco Labastida
ex candidato presidencial
César Camacho, coordinador de diputados y ex líder nacional, dice que para superar los escándalos de corrupción, se debe llevar a los culpables a tribunales, proceso que debe acompañar el PRI.

Pedro Joaquín Coldwell y Cristina Díaz, también ex dirigentes nacionales, admiten un escenario complejo para el tricolor en medio de una creciente censura social hacia los partidos políticos.
‘Desgasta a PRI la corrupción’

Aunque mantiene el poder en Los Pinos, los descalabros electorales han dejado al PRI con solo con 15 de las 32 Gubernaturas del País.

Este sábado 4 de marzo, los priistas celebran su aniversario con un acto encabezado por el Presidente Peña Nieto.

Los organizadores planearon una fiesta austera dentro del auditorio Plutarco Elías Calles, sin aquellos mítines multitudinarios en las explanadas del tricolor.

En su análisis, quienes han dirigido los destinos de ese partido reconocen que es momento de aceptar los errores propios, pero también de señalar fallas de sus gobiernos.

Francisco Labastida, ex Gobernador de Sinaloa y ex candidato presidencial priista, hace un diagnóstico de los males que aquejan al partido fundado por Plutarco Elías Calles.

-¿Qué le duele al PRI a los 88 años de edad?

“Tenemos problemas afuera y problemas adentro. Los problemas del País son los problemas del partido”.

Según el sinaloense, a su partido le ha faltado firmeza para señalar a los corruptos.

“Está el ex Gobernador de Veracruz, con problemas serios, pero también otros ex gobernadores que hicieron travesuras y echaron el gato a retozar.

“La justicia los tiene que alcanzar, la ley se aplica para todos”, afirmó.

-¿Coincide con quienes aseguran que al PRI le faltó firmeza para actuar contra la corrupción?

“Esa es una de las cosas que tiene que cambiar. El PRI tiene que evolucionar y hacer frente a los serios problemas que demanda la ciudadanía”.

El ex Secretario de Gobernación también cuestionó la decisión del Gobierno federal de aplicar el gasolinazo en lugar de recortar gastos de una burocracia excesiva.

“El Gobierno necesitaba más recursos o menos gastos. Y los recursos los puede obtener por varios rubros. Primero, que reduzcan mucho la estructura administrativa.

“El Gobierno de Fox creó una ‘masa’ (de burócratas) que ha subsistido. Una forma (de obtener recursos) es aplicar un recorte en serio al gasto del Gobierno federal”, apuntó.

Desde otra perspectiva, el ex dirigente priista y ex Gobernador del Estado de México César Camacho consideró que su partido ha atravesado por etapas difíciles que lo obligan a hallar nuevos vínculos con la sociedad.

El coordinador de los diputados priistas aceptó que tener la militancia más grande del País no le alcanza al tricolor para ganar lo que tiene que pelear en las urnas.

“No obstante que es el partido con el mayor número de militantes, estos resultan insuficientes para ganar una elección.

“Tiene que evitar cualquier expresión de miopía, cualquier ensimismamiento y mirar a lo lejos”, dijo.

El mexiquense coincide en la necesidad de que el PRI exija castigo para quienes han violado la ley.

-¿Y cómo superar los escándalos de corrupción?

“Llevando a los tribunales y a las instancias competentes a quienes están siendo señalados como culpables de actos de corrupción”.

El PRI, dijo, se tiene que mostrar intransigente contra la impunidad y la corrupción.

Pedro Joaquín Coldwell, quien dirigía al tricolor en 2012, cuando recuperó la Presidencia, advirtió que su partido atraviesa por una crisis de rechazo.

“El partido afronta, como todas las fuerzas, el escepticismo y censura de un segmento de la sociedad que está cuestionando a los partidos políticos”, alertó.

Tras destacar que su partido pudo sobrevivir a la alternancia, reconoció que ahora enfrenta un entorno altamente competitivo y no puede permitir una derrota en 2018.

“En 88 años, el PRI ha tenido que aprender a competir y también a ser oposición.

“Puede ser una opción importante en 2018 y tiene que trabajar en esa dirección para ganar la Presidencia. Un partido que no se propone retener el poder, renuncia a su naturaleza misma”, sentenció.

Para Cristina Díaz, ex presidenta y ex secretaria general del PRI, su partido “ha sabido envejecer con dignidad”.

“Debe seguir caminando erguido, aunque tenga algunas dolencias, porque 88 son muchos años de vida”, expresó.

La senadora apuntó que el tricolor, en medio de una tendencia antisistema, enfrentará una competencia compleja.

Incluso reconoció que en el Estado de México, donde en junio se elegirá Gobernador, enfrentaron un arranque difícil rumbo a “la madre de todas las batallas”.

Consideró que el PRI no puede tolerar la corrupción, tras comprobar que los ciudadanos optan por el voto de castigo en las urnas.

“Existe un hartazgo social frente a la corrupción y la impunidad”, indicó.