Cultura

Llevan ópera para niños al Lunario

Cd. de México (02 marzo 2017).- Hans Krása compuso su ópera infantil Brundibár en 1938 y se estrenó en la Praga ocupada por los nazis en 1942, en un orfanato para niños judíos.

El compositor checo fue deportado a Terezin, una parada en el camino a los campos de exterminio, donde la ópera se representó 55 veces con los niños del campo. Krása moriría en Auschwitz.

La historia trata sobre los niños Aninka y Pepicek que necesitan comprar leche para su madre enferma, pero no tienen dinero. En la plaza del pueblo, ven al organillero Brundibár y deciden imitarlo. Pero Brundibár los echa. Con la ayuda de tres animales, los niños logran reunir el dinero. Pero el villano se los roba. Con el apoyo de sus amigos, logran recuperarlo y echar al malvado.

“Es el momento propicio, socialmente hablando, porque el mensaje es de solidaridad, de ayuda mutua, de vencer las dificultades y de unión entre los hombres, sin importar la raza, las creencias religiosas”, dice el pianista Jozef Olechowski, quien hizo el arreglo para piano y batería y tradujo al español la ópera, cuando la estrenó el Coro de los Niños Cantores del Valle de Chalco.

Brundibár abre la octava temporada de ópera infantil en el Lunario, con funciones el 5 y 12 de marzo a las 13:00 horas.

“No hacemos ni política ni didáctica en el escenario. Hacemos arte. No hay elementos del nazismo en nuestro montaje, salvo el bigotito de Brundibár. Un personaje enloquecido. Un autoritario”, responde Sylvia Rittner, directora artística de la compañía Arpegio.

El ciclo prosigue con El elíxir de amor de Donizetti con la dirección de Jaime Matarredona, quien traslada la historia de Nemorino y Adina a la década de los años 50.

“Como esta ópera nos habla un poquito de la inocencia del amor que uno piensa que no es correspondido, pero que al final sí es, es un poco lo que pasa con la película de Vaselina; decidimos ubicarla en los años 50, es el re-despertar hacia el mundo después de la Segunda Guerra Mundial. Era la famosa generación de los baby boomers, ávidos de ver el mundo pero con mucha inocencia”, explica Matarredona.

Su regla de oro como director, dice, es no traicionar el texto: “No le puedes corregir la plana a Mozart o a Donizetti”.

Arpegio estableció una alianza con SIVAM (Sociedad Internacional de Valores en Arte Mexicano) para sus elencos.

El elíxir de amor se presentará los domingos 19 y 26 de marzo a las 13:00 horas.

Reforma