Editorial Corporativo

Editorial Corporativo

Agradeciendo de antemano la oportunidad de nueva cuenta por permitir expresar mis ideas a través de este espacio me permito señalar que en mi experiencia profesional como Abogado y asesor corporativo, he tenido la oportunidad de conocer un sin número de casos en que los integrantes de agrupaciones Civiles (llámese colegios o simplemente la unión de agremiados a un mismo sector).

Por ello el tema que expondré hoy es el de la conformación y elaboración de las Actas de Asamblea de socios.

Al respecto es de todos conocidos que la Asamblea es el máximo órgano de decisión de una sociedad, cuyos acuerdos deben ser cumplidos y ejecutados por quien la administra siempre debiendo enmarcar estas decisiones en el marco de la ley; sin embargo en ocasiones y por virtud de que el ser humano es cambiante y cuenta con un albedrío que en muchas ocasiones les sirve para realizar actos no obedeciendo a principios y menos respetando los derechos  y leyes que existen, convirtiéndose en sus propios detractores y evidenciándose ante sus colegas o compañeros.

En el caso que comentaré y que por ética no mencionaré mayores datos en una Asamblea celebrada por profesionistas que conforman una Asociación Civil, sin fines de lucro; el Presidente  de la misma durante un periodo de un año además de no cumplir con rendir cuentas (tema que abordaremos en las siguientes entregas) al momento de realizar la convocatoria a la Asamblea evitó en primer lugar cumplir con el requisito de Publicitar la misma en el Periódico de mayor circulación tal y como lo establecen los propios estatutos de la agrupación que representa, siendo que los mismos son el máximo ordenamiento a cumplir y por si fuera poco se atrevió a realizar modificaciones estatutarias en la Asamblea misma, siendo que eso no es posible.

En este caso concreto la inobservancia de las formalidades requeridas por la ley o los estatutos al momento de celebrar una asamblea redunda invariablemente en el acuerdo que en la misma se tome y por ende al existir estos defectos o vicios, la resolución tomada en la misma podrá ser inválida o ineficaz.

Entonces se deberá ser muy cuidadoso al momento de realizar el procedimiento de efectuar una Asamblea puesto que la consecuencia de derecho que recaerá sobre los acuerdos tomados en la misma según sea la gravedad podrá ser revertida por no cumplir con las condiciones expuestas en la Ley o en los Estatutos generando un gasto mayor y sobre todo conflictos que generan perjuicio a la misma entidad.
El llamamiento o cita que se exige en la ley o estatutos para reunir a los comuneros deberá cumplir mediante un procedimiento que debe estar previsto y de lo contrario se estaría vulnerando un gran propósito de la misma, Publicitar el acto a realizarse para no vulnerar con los derechos del socio o comunero de poder presentarse a la reunión (derecho de audiencia); es decir si por el contrario al momento de tener conocimiento de la misma y motu propio decide no asistir, el mismo quedará en la situación de dejar perder su derecho y cualquier impugnación que pudiera requerir ante la autoridad no le servirá de mucho al no poder demostrar el desconocimiento.

En el mejor de los casos por desconocimiento de la ley o la materia, al existir discrepancias entre los socios de determinada agrupación lo mejor es nunca no dejar de asistir, no dejar pasar la audiencia u oportunidad de comparecer ante la reunión, aunque en la mayoría de las ocasiones existan diferencias entre grupos de socios o comuneros y   que determina siempre el hecho de decidir no comparecer por cierto grupo (en algunas ocasiones por decisión tomada por alguno de los involucrados y que sugiere no asistir para no convalidar tal o cual decisión al no ser mayoría) lo que en ocasiones solo trae la consecuencia de que por omisión dejaron pasar la oportunidad de ejercer ese derecho de audiencia y poder desde el momento mismo del acto realizar las acciones concernientes a señalar el desacuerdo de tal o cual toma de decisión e incluso el poder sentar el precedente en caso de alguna responsabilidad que se pudiera derivar de tal o cual decisión ante un tercero. La idea es no dejar pasar el momento de invocar su derecho como socio a ser escuchado.

Para cualquier asesoría o duda respecto al tema les proporciono mi correo personal mzurita@prodigy.net.mx y con gusto podemos aclarar su duda. Continuaremos en la próxima edición con el tema respecto a los puntos de acuerdo de la convocatoria. Agradezco la atención prestada al presente escrito y deseo excelente semana.