Mundo

Trump deporta a Guadalupe y rompe familia

Inmigración arrestó en Arizona a Guadalupe García cuando tramitaba una ampliación de su estancia; “nadie debería pasar por este dolor”, dicen sus dos hijos, nacidos allá

Pese a vivir durante 22 años en Estados Unidos, tener dos hijos norteamericanos e incluso contar con un indulto del expresidente, Barack Obama, la policía de inmigración deportó a Guadalupe García de Rayos, una mujer mexicana cuyo único delito fue tener un trabajo en un parque de diversiones.

“Nadie debería pasar por el dolor de que lo separen de su mamá o de tener que empacarle las maletas a una madre”, dijo Jacqueline Reyes hija de la mujer durante una manifestación convocada por defensores de migrantes en Phoenix, Arizona.

El caso se convirtió en un grito de batalla para los grupos de inmigrantes que creen que la postura de Trump separa familias de manera injusta.

Al respecto el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, desvió todas las preguntas sobre el tema al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), que en un comunicado en Twitter que la agencia “retirará a los extranjeros ilegales que fueron condenados por delitos graves, como lo ordena un juez en materia migratoria”.

“El caso migratorio de la señora García fue sometido a una revisión en múltiples niveles del sistema de cortes migratorias, incluyendo la Junta de Apelaciones Migratorias, y los jueces determinaron que ella no contaba con las bases legales para permanecer en Estados Unidos. El ICE seguirá enfocándose en identificar y retirar a los individuos con condenas de delitos graves que tengan órdenes finales de retiro emitidas por las cortes migratorias del país”, escribió Pitts O’Keefe.

García de Rayos llegó a Estados Unidos procedente de Guanajuato cuando tenía 14 años de edad, y tiene dos hijos de nacionalidad estadounidense.

En 2009 tras ser acusada de suplantación criminal y sin derecho a fianza, la mujer, de 36 años fue condenada a dos años de libertad condicional. En 2013 se le inscribió en la lista de las personas que serían deportadas pero recibió clemencia por parte del Estado.

El miércoles se presentó junto con su abogado para lo que pensó era una revisión de rutina con las autoridades migratorias, y fue detenida.

Ayer, alrededor de las 10:00 horas, García de Rayos fue repatriada a través del paso fronterizo de Nogales. Según las autoridades migratorias Guadalupe había sido condenada en 2009 por utilizar un número de seguridad falso con el que consiguió un trabajo en el parque de diversiones Waterworld, en Glendale, un suburbio de Phoenix.

Su abogado, Ray Ybarra Maldonado, dijo que las acciones en contra de su cliente podrían empujar a los inmigrantes aún más a la clandestinidad y evitar reportarse a las autoridades.

“Mi consejo es, busquemos un santuario, una iglesia que quiera recibirlos si eso es lo que quieren. No es divertido llevar a alguien al matadero. No es divertido entrar con alguien y salir sin ellos”, subrayó.

Tras la deportación activistas bloquearon las instalaciones del ICE pero la policía se posicionó alrededor del edificio y confrontó a los manifestantes, varios de ellos clamando “¡Justicia!” en inglés y español. Hubo siete arrestos, informó el portavoz de la policía de Phoenix, el sargento Jonathan Howard.

SRE llama a paisanos a estar preparados

Tras la detención de Guadalupe García de Reyes, la Secretaría de Relaciones exteriores señaló que el caso ilustra la nueva realidad que vive la comunidad mexicana que radica en Estados Unidos ante la aplicación de medidas más severas en el control migratorio.

“Se invita a toda la comunidad mexicana a tomar precauciones y a mantenerse en contacto con su consulado más cercano para obtener ayuda necesaria para enfrentar una situación de este tipo”, precisó la dependencia.

Agregó que como medida precautoria es necesario que todos los connacionales se familiaricen con los escenarios que pueden enfrentar ante una posible detención y que sepan a dónde acudir para obtener la ayuda necesaria.

Como parte de las labores de protección y asistencia consular, abunda, el Consulado General de México en Phoenix, Arizona, en colaboración con el representante legal de la señora García de Rayos, brindó de inmediato la atención y protección consulares necesarias para garantizar su integridad y derechos.

“El Gobierno de México, mediante su red de cincuenta consulados en EU, tiene a disposición diversos recursos para que estén siempre preparados, conozcan los recursos legales a su disposición, elaboren un plan de emergencia y, en casos definitivos, tengan un retorno seguro”, precisó.    Además, la SRE ofrece las representaciones consulares llamando al Centro de Información y Asistencia a Mexicanos (CIAM), en el número gratuito 1 855 463 6395.

La Razón / Eunice O. Albarrán