Te Recomendamos

El deporte, la marca país más reconocida en América Latina

El fútbol, el deporte más popular en América Latina, se erige en rey no solo de la parrilla televisiva o de la práctica deportiva entre los jóvenes, sino también como la marca país —aquella imagen distintiva de una nación— en la región. Casi seis de cada 10 latinoamericanos consideran que su país es conocido en el mundo por sus éxitos deportivos, según el segundo estudio elaborado para EL PAÍS por el Instituto para la Integración de América Latina (Intal), dependiente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y la Corporación Latinobarómetro. La oferta turística y la gastronomía, mencionados por un 53% y un 38% de los entrevistados respectivamente, continúan la lista de los elementos que mejor diferencian a los Estados latinoamericanos.

Los tres países de la región con una mayor identificación de la marca país con el deporte —Uruguay con un 93%, Brasil con un 84% y Argentina con un 80%— suman nueve copas del mundo de fútbol de las 20 disputadas —cinco de ellas fueron ganadas por Brasil, dos por Argentina y otras tantas por Uruguay—. Pero no solo estos hitos elevan el porcentaje de identificación del conjunto de la región con el deporte. En 8 de los 18 países encuestados se menciona como la principal insignia del país, como por ejemplo en Colombia (79%), República Dominicana (74%) o Chile (65%). La investigación se basa en 20.204 entrevistas realizadas entre mayo y junio del año pasado.

El turismo y la gastronomía se consolidan para los latinoamericanos como el segundo y tercer factor distintivo de sus países. La región recibió en 2015 96,6 millones de turistas extranjeros, según la Organización Mundial del Turismo, de los cuales 32,3 millones visitaron México y 10,3, América Central. Es en los países centroamericanos donde el sector turístico aparece como principal estandarte: en Costa Rica obtuvo el 79% de las referencias; en Ecuador, el 75%; en Panamá, el 62%; en Nicaragua, el 59% y en Guatemala, el 58%. En el caso de México, un 47% de los encuestados escogió el turismo como rasgo diferenciador. Por su parte, el auge de la gastronomía se hizo notar de forma especial en Perú (79%), cuyo desarrollo culinario es reconocido internacionalmente, y en México (57%).

 

En el lado negativo, más de la mitad de los entrevistados en Colombia (60%), El Salvador (57%), Honduras (52%) y México (51%) identifica la violencia ligada al narcotráfico como la marca país más reconocible. Con las cifras en la mano, la valoración ciudadana no sorprende tanto: El Salvador y Honduras forman, junto con Guatemala (34%), el conocido como Triángulo Norte de Centroamérica, que sumó 17.552 muertos por homicidio solo en 2015. Además, unos 48.000 migrantes procedentes de alguno de estos tres países han solicitado asilo en otros países como consecuencia directa de la violencia. El caso de Colombia viene marcado por el conflicto con las FARC y el de México por la impunidad ante el crimen organizado.

En el apartado de conclusiones, el informe subraya que “la marca país coincide con las características objetivas de las economías nacionales” y recomienda “repensar cómo escalar posiciones en la valoración internacional de cada uno de los diversos rubros”. En la comparativa con el año anterior, destaca que ha crecido la disposición a pagar más por productos que respeten el medio ambiente y los derechos de los trabajadores.

La investigación incluye las preferencias sobre el origen de una serie de productos. Ahí, Estados Unidos aparece como el proveedor favorito de los latinoamericanos liderando cinco de las siete opciones consultadas. Los encuestados prefieren comprar comida y vestimenta estadounidense en lugar de latinoamericanas; al mismo tiempo eligen los aparatos electrónicos made in China, por delante de los del vecino del norte. Finalmente, los entrevistados escogen en primer lugar los productos televisivos mexicanos.

‘EL ADN DE LA INTEGRACIÓN’
En un panorama global donde recobran fuerza algunas tendencias aislacionistas, el estudio, llamado El ADN de la integración, concluye que América Latina apoya ampliamente la unión regional. El 77% de los latinoamericanos apoya la integración económica, un porcentaje superior al 60% que defiende la política. En cuanto a la primera opción, los máximos de apoyo en la región llegan hasta un 89% en Paraguay y los mínimos a un 59% en Guatemala. Para la segunda, los valores son algo más bajos, desde el 76% registrado en Venezuela hasta el 46% de México.

Otro resultado del estudio señala dos correlaciones: los países que apoyan en mayor medida la integración muestran también una mayor defensa de la democracia, por un lado, y una mayor confianza en el gobierno, por otro.

 

EL PAÍS