Nacional

Semar decomisa armas, droga y un auto clonado en Reynosa

Ciudad de México. Elementos de la Armada de México localizaron un campamento de integrantes de la delincuencia organizada en el que fue decomisada droga, armamento de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, además de un vehículo clonado con la leyenda apócrifa de Marina con matrícula 1583; así como uniformes camuflaje en desuso, en las inmediaciones del poblado de Comales, en Reynosa, Tamaulipas.

Informó la Secretaría de Marina, la cual subrayó que “es importante destacar que grupos de la delincuencia organizada intentan confundir a la ciudadanía y autoridades de los tres niveles de gobierno con vehículos y uniformes similares, en este caso, a los de la Armada de México para desprestigiar las acciones de apoyo a la seguridad pública que realiza el personal naval”, además de que intentan actos ilícitos en contra de la población o autoridades, “atribuyéndoles citados hechos delincuenciales a esta Institución”.

Agregó en un comunicado que el personal naval que coadyuva en acciones de seguridad pública en el estado de Tamaulipas, opera debidamente identificado y con uniformes oficiales, con claros distintivos militares; asimismo, los vehículos oficiales cuentan con las siguientes características: color gris con logotipo y matrícula oficial, además de defensa, parrilla y estructura trasera identificables.

La dependencia añadió que durante un recorrido de disuasión fueron detectadas casas de campaña improvisadas, cubiertas de la vista aérea; en las cuales se aseguraron lo siguiente:

Dos armas largas de uso exclusivo de las Fuerzas Armada; 13 cargadores abastecidos de AK4; cinco paquetes de mariguana; cuatro chalecos balísticos; cuatro uniformes camuflaje de Marina actualmente en desuso en la Armada de México y un vehículo clonado de la Marina con matrícula 1583, tipo pick up de color gris.

El armamento y efectos asegurados fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación en Reynosa, Tamaulipas, para la integración de la carpeta de investigación.

La Jornada