Deportes

Niega Peláez crisis

¿Crisis en el América?

Para Ricardo Peláez es para dar risa esa pregunta, aunque el directivo de las Águilas no sonríe ni tantito cuando lo dice, es más, su cara refleja seriedad, mucha, contrario a la de una persona que le da risa un comentario.

“Hace un mes estábamos disputando la Final, luego se habla de crisis y demás cosas que luego terminan por darnos risa, entonces pido calma, paciencia, eso sí, exigencia permanente, compromiso y mucha unión”, aceptó el presidente americanista esta tarde, al finalizar el entrenamiento, a puerta cerrada en la cancha del Estadio 3 de Marzo.

Peláez presenció desde un costado la práctica de cerca de hora y media de su equipo, que se prepara para el duelo de mañana contra el Morelia.

El América ha tenido un arranque lento, que lo tiene en los últimos lugares de la tabla, luego de haber llegado a la Final la temporada pasada.

“No estaba previsto, nunca te gusta iniciar así, pero sí obviamente sabes que puede suceder y te preparas para ello, afortunadamente tenemos partidos consecutivos y mañana tenemos una buena prueba para seguir adelante”.

Peláez tiene un diagnóstico del lento arranque americanista.

“Es por haber llegado a las últimas instancias en un torneo anterior, sabíamos que podía presentarse así. Hay que corregir rápido, no hay mucho tiempo. Se vienen partidos consecutivos, el equipo tiene que estar física y anímicamente apto para sumar de a tres puntos y empezar acercarnos a la parte alta de la tabla, que es en donde hemos estado en los últimos años”.

Peláez evitó engancharse en la polémica por un tuit de José Luis Higueras, CEO de Chivas, quien hizo referencia a la derrota del América 3-2 a mitad de semana por la Copa MX, ante Coras.

“No sé ni a quién te refieres. No tengo ni idea. Pregúntame del América”.

Las Águilas entrenaron por segundo día consecutivo en Zapopan, en esta ocasión a puerta cerrada y solo hasta el final, el equipo abrió las puertas y dejó entrar a los aficionados que buscaron apresuradamente la firma o la foto de sus ídolos, antes de que subieran al autobús y se marcharan. Oribe Peralta fue el más asediado.

 

Cancha