Cultura

'UNESCO enfrenta graves problemas'

Francisco Morales V.

Cd. de México (31 enero 2017).- El apremio, aquí, no es la invención de un hombre en campaña. Mientras Hamad bin Abdulaziz Al-Kawari, ex Ministro de Cultura de Qatar, se entrevistaba con funcionarios mexicanos, el Estado Islámico atentaba nuevamente contra la antigua ciudad de Palmira, Siria.

“Lo que hemos visto en los últimos años es que el terrorismo no sólo está apuntándole a las personas, sino a la conciencia del mundo: la cultura y el patrimonio”, se lamenta.

El diplomático y funcionario catarí se encuentra, desde el año pasado, en una intensa gira alrededor del mundo a la busca de apoyos para su candidatura como director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El relevo de este año en el organismo de cooperación internacional se enmarca en un ambiente global especialmente enrarecido por el avance de políticas nacionalistas de derecha. También, por el asedio de organizaciones terroristas como el Estado Islámico al patrimonio mundial.

“UNESCO, en sus primeras décadas, fue una historia de éxito, pero ahora enfrenta graves problemas porque no tiene los medios para hacer lo que tiene que hacer”, dice Al-Kawari, quien ha fungido como Embajador en Estados Unidos y no presencial en México y Venezuela.

Su campaña, como da a conocer en un manifiesto público, se basa en la idea de recuperar el impulso (“momentum”) inicial del organismo. También, en llevar de regreso a países que han salido de sus filas o que podrían llegar a hacerlo, como ha ocurrido con Estados Unidos en el pasado.

“La única solución es que todos los países regresen a la UNESCO porque la UNESCO necesita a todos los países y todos los países necesitan a la UNESCO”, declara.

En su paso por México, se reunió con la representante del organismo en el País, Nuria Sanz; la Secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda; el Subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza, entre otros funcionarios.

“México es uno de los países más activos dentro de la UNESCO, tiene una de las listas más extensas de patrimonio internacional y, por supuesto, está interesado en protegerlo”, dijo sobre los conversaciones que sostuvo, aunque decidió no entrar en detalles.

Cuestionado sobre los contrastes entre México y Qatar en términos del presupuesto que destinan a la cultura, Al-Kawari respondió que su país no puede ser un caso de estudio por sus particularidades. No obstante, sí respondió sobre uno de los temas que más aqueja al mexicano estos días.

“Hay dos tipos de muros: los materiales y los psicológicos”, explica. “De ninguna manera puedes cerrar los muros psicológicos, especialmente en el mundo de hoy; el mundo se ha vuelto muy pequeño (por la tecnología) y ya no puedes separarlo”.

Tras su visita a México, Al-Kawari continúa su gira por el mundo para convertirse en el primer director general de la UNESCO nacido en un país árabe.

Reforma