Mundo

Pese a suspensión, seguirá bloqueo

Washington DC, Estados Unidos (29 enero 2017).- El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) anunció que mantendrá la prohibición de entrada al país de migrantes de siete países a pesar de la decisión de una jueza de bloquear la deportación de algunos a sus naciones de origen.

“La orden ejecutiva del Presidente sigue en su lugar, los viajes prohibidos seguirán prohibidos y el Gobierno de Estados Unidos retiene su derecho a revocar las visas en cualquier momento del retenido por seguridad nacional o seguridad pública”, señaló el DHS.

Anoche una jueza federal bloqueó parcialmente la orden ejecutiva migratoria del Presidente Donald Trump y prohibió que los migrantes de siete países detenidos en Estados Unidos sean deportados a sus países de origen.

La jueza Ann Donnelly de la Corte Federal Distrital de Brooklyn determinó que la ejecución de las acciones ejecutivas del Presidente podrían provocar un daño irreparable en los migrantes, muchos de los cuales han recibido visas o estatus de refugiados.

Su dictamen tuvo lugar en medio del surgimiento de protestas espontáneas en varias de las principales terminales áreas de Estados Unidos, como en Nueva York y Dallas.

En respuesta, el DHS sostuvo que la orden ejecutiva afecta a una porción menor de viajeros internacionales y representa el primer paso para restablecer el control de Estados Unidos sobre sus fronteras y seguridad nacional.

Aproximadamente 80 millones de viajeros internacionales entran a Estados Unidos cada año.

“Ayer menos del 1.0 por ciento de los más de 325 mil viajeros internacionales que arriban diariamente tuvieron la inconveniencia mientras se implementan las medidas de seguridad reforzadas”, argumentó el Departamento.

En su cuenta de Twitter, el Mandatario estadounidense justificó la decesión bajo la premisa de que el país necesita medidas fuertes para resguardar y depurar sus fronteras y evitar ataques como en Europa.

“Nuestro país necesita fronteras fuertes y depuración extrema, ahora. ¡Mira lo que está pasando toda Europa y, de hecho, en el mundo, un lío horrible!”, escribió el neoyorquino.

Trump anunció el viernes nuevas medidas para verificar los antecedentes de refugiados que buscan asilo en Estados Unidos a fin de impedir el ingreso de potenciales terroristas.

Asimismo suspendió durante 120 días la entrada de todos los refugiados, detuvo indefinidamente la llegada de aquellos procedentes de Siria y durante 90 días la de siete países con población predominantemente musulmana: Irán, Irak, Libia, Somalia, Siria, Yemen y Sudán.

El DHS señaló que los viajeros de esos países están siendo procesados para su entrada en Estados Unidos, consistentes con las leyes migratorias y las órdenes judiciales.

El fallo de la jueza Donnely no incide sobre la decisión de la Administración Trump de suspender la entrada de los migrantes, sólo su deportación.

Abogados del Proyecto Internacional de Asistencia a Refugiados (IRAP) impugnaron el fin de semana ante la Corte la constitucionalidad de sus acciones y pidieron a los tribunales que sean puestas en suspenso.

El recurso legal fue hecho con un enfoque generalizado de tal manera que representaría los derechos de todos los refugiados migrantes que sean detenidos en los puertos de entrada al país tras la emisión de las órdenes ejecutivas.

Reforma