Mundo

Detienen a viajeros en aeropuerto de NY por decreto de Trump; a otros les impiden subir al avión

Líneas aéreas comenzaron a rechazar el embarque de ciudadanos hacia EU, después que el presidente Trump prohibiera el ingreso de viajeros de siete países.

Hameed Khalid Darweesh, el primer iraquí detenido bajo las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump y quien trabajó como traductor de las fuerzas estadunidenses en Irak, fue liberado este sábado tras presiones de abogados y legisladores.

Al menos otras 11 personas continúan recluidas en las instalaciones migratorias del aeropuerto John F. Kennedy, a pesar de que cuentan con visas válidas para viajar a Estados Unidos, algunos con estatus de refugiados políticos.

En tanto que líneas aéreas comenzaron a rechazar el embarque de ciudadanos de siete países hacia Estados Unidos, horas después que el presidente Donald Trump prohibiera el ingreso de viajeros de Irán, Irak, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

En la primera reacción enérgica contra la medida de la Casa Blanca, el gobierno iraní la calificó de “insultante” y este sábado 28 de enero anunció medidas de reciprocidad y la prohibición de ingreso de ciudadanos estadounidenses.

El decreto estadounidense había sido firmado por Trump con el argumento de luchar contra los “terroristas islámicos radicales”.

La compañía Qatar Airways informó a sus pasajeros que los ciudadanos de los siete países afectados por la decisión de Trump únicamente podrán embarcar si son residentes permanentes en Estados Unidos.

En Teherán medios de prensa dieron cuenta de casos de iraníes cuyo embarque hacia Estados Unidos fue rechazado.

Responsables de dos agencias de viaje, además, dijeron haber recibido instrucciones de las compañías Emirates, Etihad y Turkish Airlines de rechazar la venta de boletos incluso a ciudadanos iranies que tengan visa estadounidense.

Una joven iraní que estudia en California dijo que su “pase (de regreso a EU) en Turkish Airlines para el 4 de febrero fue anulado”.

Irán y Estados Unidos carecen de relaciones diplomáticas desde hace 37 años, pero según estimaciones iraníes, un millón de jóvenes de este país estudian en Estados Unidos. Además muchos iraníes viajan regularmente para visitar a sus familiares.

En Egipto, una pareja de iraquíes y sus dos hijos, todos con visas para Estados Unidos, fueron rechazados en un vuelo de EgyptAir con el argumento de las nuevas normas migratorias.

Primeras demandas judiciales

Varias asociaciones de defensa de los derechos cívicos protestan en territorio estadounidense el decreto de Trump luego del arresto en un aeropuerto de Nueva York de dos iraquíes.

Mohamed Eljareh, un investigador libio que trabaja para el centro de análisis Atlantic Council, teme que el texto firmado por Trump afecte a las personas que viajan regularmente a Estados Unidos por cuestiones laborales o de estudios.

“Es probable que esta disposición impacte a los estudiantes libios en Estados Unidos y sus familias, y también sobre los investigadores con vínculos con universidades estadounidenses”, dijo.

El decreto solo excluye a los ciudadanos con visa diplomática o a los que trabajan con estatutos asimilables, como por ejemplo a empleados de organizaciones multilaterales al estilo del Banco Mundial.

El decreto firmado por Trump también prohíbe el ingreso de mas refugiados sirios en Estados Unidos. Ese país ha recibido 18 mil refugiados de ese origen desde 2011.

“Somos refugiados. ¿Cuál es el problema que entremos legalmente a Estados Unidos?, ¿Qué hemos hecho?” se lamentó Ibtissam Youssef al-Faraj, una siria madre de familia de 41 años en un campo de refugiados en Bekaa, Líbano.

El ministerio de Relaciones Exteriores sudanés “lamentó” la decisión y deploró que haya sido tomada días después del levantamiento “histórico” de sanciones económicas contra el país africano.

El 13 de enero el entonces presidente Barack Obama había anunciado el levantamiento parcial de sanciones al constatar “progresos” de parte de Jartum, acusada en el pasado de apoyo a grupos islámicos armados.

Animal Político