Mundo

Vigila Rusia intención de EU de crear zonas de seguridad en Siria

Moscú. Las decisiones unilaterales del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, empiezan a preocupar seriamente al Kremlin, más allá de las extravagancias del multimillonario que hace política a golpe de plumazos vía twittter y de la necesidad de mantener la apariencia de que nada sucede y de que sigue siendo válida la previsión de que el nuevo inquilino de la Casa Blanca no puede ser peor para Rusia que el anterior.

Pero sin llegar a tocar aún aspectos sensibles de la relación bilateral –parece que se confirma la opinión de los más pesimistas, o si se prefiere realistas, en el sentido de que mejorar los vínculos con Rusia no es una de las prioridades de Trump–, el flamante mandatario estadunidense toma medidas que comienzan a afectar los intereses rusos, y más cuando minimizan el papel que Moscú se atribuye en un conflicto de la magnitud y trascendencia como el de Siria.

No gusto aquí que Trump anunciara la creación de “zonas de seguridad” para civiles en el país árabe, una suerte de reparto de ese país sin tomar en cuenta la opinión, otro eufemismo para eludir decir los intereses de Moscú, Teherán, Ankara y otros actores foráneos involucrados en la tragedia siria.

Después de las dudas adelantadas ayer en la Duma por el canciller Serguei Lavrov, este jueves correspondió al vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, trasladar a la luz pública, a través de los medios de comunicación, ese malestar.

Más allá de recomendar a Trump sopesar las consecuencias negativas que podría tener la creación arbitraria de “zonas de seguridad” en Siria, Peskov tuvo que reconocer que Rusia no fue consultada, lo que en este país tiene una connotación despectiva adicional al poner en entredicho la contribución rusa a la búsqueda de un arreglo político en Siria.

“Es importante que esas zonas no agraven la situación de los refugiados. Hay que sopesar todas las posibles consecuencias”, indico Peskov, antes de admitir: “Los socios estadunidenses no nos consultaron”.

El general retirado Igor Maltsev, ex jefe del Estado Mayor de la Defensa Antiaérea del ejército ruso, comentó que todavía no es claro que tiene en cuenta Trump por “zonas de seguridad” en Siria.

“Si se refiere sólo a territorios en que se va a respetar la seguridad de la población civil, es una cosa. Pero si dentro de esas garantías entran las zonas libres de vuelos, se trataría de un asunto totalmente distinto”, explicó.

Según Maltsev, “es inadmisible crear esas zonas en sitios donde se registran combates entre las tropas gubernamentales y la oposición”, porque esa prohibición “no haría posible que nuestra aviación siguiera ayudando al ejército sirio”.

La Jornada