Economía

¿Qué debe hacer México si decide abandonar el TLCAN?

La relación entre México, Estados Unidos y Canadá podría cambiar en los próximos días si se hace realidad la promesa de campaña Donald Trump: renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Ante esta posibilidad, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, ha dicho que México consideraría salirse del tratado si en las negociaciones el país sale perdiendo: “Si no hay claros beneficios para México, no tiene sentido quedarnos”.

Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, dijo que durante la reunión con el equipo del presidente Donald Trump (que iniciaron este miércoles), pondría primero los intereses de México.

Ante este panorama, es importante saber cuál sería el camino que deberá tomar México para abandonar este tratado y cuáles serían las implicaciones.

RUTA DE SALIDA

Según el artículo 2205 del TLCAN, cualquiera de las partes, en este caso México, Estados Unidos o Canadá, puede comunicar, por escrito, su intención de salir del tratado.

Para el caso de México, antes de enviar la notificación, se deberá someter la decisión a la aprobación del Senado, quien es el que está facultado para resolver los temas de Relaciones Exteriores. La Cámara de Diputados deberá ratificar la decisión de los senadores.

En caso de que el Congreso apruebe la decisión de romper con el TLCAN, se deberá notificar a los países participantes y a la Organización Mundial del Comercio para que empiece el proceso de salida, el cual durará aproximadamente 6 meses.

Una vez que México esté fuera, podrá seguir comerciando con Estados Unidos y Canadá, pero bajo otras reglas.

LAS CONSECUENCIAS

Aunque la salida de México podría parecer fácil, las consecuencias no lo serían tanto, ya que sí habría un impacto inmediato en la economía nacional.

“La industria automotriz es la que sufriría de manera inmediata porque es en la que se ha centrado Donald Trump, porque ya no habrá ventaja comercial. Esto impacta directamente en los empleos porque las empresas extranjeras abandonan nuestro mercado”, explicó Jesús Valdes Díaz de Villegas, catedrático del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana.

El especialista aseguró que a ninguno de los tres países le conviene salir del tratado porque las tres economías están muy integradas, sin embargo, México tiene que renegociar lo que es admisible y lo que no.

“Estados Unidos ha sido muy beneficiado con este tratado, sobre todo porque en México se generan productos a muy bajo costo”, dijo.

Para Adolfo Laborde Carranco, experto en Relaciones Internacionales de la UNAM, salir de TLCAN sí tendrá un impacto en la economía de México, pero esto debería servir para diversificarse hacia otros mercados.

“Salir del TLCAN no significa que vamos a dejar de tener comercio con estos países, simplemente dejaremos de tener las ventajas que teníamos y debemos acatar las reglas de la Organización Mundial de Comercio (OMC)”, explicó.

Por ejemplo, México tendría que sujetarse a los aranceles que impondría Estados Unidos, que serían de 2.8%, además, estaría sujeto a las cuotas compensatorias o incluso a las barreras fitosanitarias.

“Las cuotas compensatorias se establecen cuando la contraparte (Estados Unidos) cree que el producto que va a entrar a su territorio afectará la producción nacional, entonces, con miras a proteger dicha producción, puede imponer cuotas hasta 1000% el valor del arancel, esto hará que los productos mexicanos pierdan competitividad”, explicó Laborde Carranco.

Respecto a las barreras sanitarias, el especialista considera que son las más radicales y porque prohíben el comercio, bajo el argumento de que los productos que entrarán conllevan riesgos a la salud.

“Creo que Trump optaría más por las barreras fitosanitarias o las cuotas compensatorias, porque del lado del arancel, 2.8% no significaría mucho”, dijo.

La estrategia de México, según el experto, debería ser abandonar el tratado, pedir que se apliquen las normas internacionales y empezar a generar una política muy fuerte de diversificación de las relaciones económicas. de lo contrario “vamos a seguir siendo rehenes” .

Laborde Carranco dijo que México no debería enfrascarse en la discusión de seguir o no en el TLCAN, sino verlo como una oportunidad para aprovechar de manera real otros mercados que, si bien están abiertos, no están atendidos al 100%.

EL TLCAN EN CIFRAS

El tratado fue creado para mejorar la cooperación comercial entre Canadá, Estados Unidos y México, para ello se estableció eliminar las barreras arancelarias, es decir, las tarifas oficiales fijadas entre importadores y exportadores.

Ojo, no todos los productos están sujetos al tratado. Según las reglas, solo los productos fabricados en el país de origen tendrán los beneficios. Por ejemplo, si México quiere exportar algún producto cuyos principales insumos no son nacionales, el producto final pagará las cuotas arancelarias normales.

Según la página oficial del TLCAN, desde que el tratado entró en vigor, la inversión entre México, Estados Unidos y Canadá creció 128%.

Esto significa que en los últimos años se crearon más empleos, crecieron los servicios y los productos tienen mejores precios.

Hasta octubre de 2016, México, Estados Unidos y Canadá comercializaron bienes (exportación e importación) con un valor de 492,892 millones de dólares, según datos de la Secretaría de Economía.

En 1993, antes de que entrara en vigor el TLCAN, las importaciones y exportaciones entre los tres países tuvieron un valor de 76,639 millones de dólares.

La industria que obtuvo mayores beneficios fue la automotriz, la cual, según el Inegi, mantiene un crecimiento anual del 12.6%

Otro sector que se ha visto beneficiado es el de la aeronautica, ya que México es el 6 provedor de Estados Unidos, y su crecimiento anual promedio, según el Inegi, es de 17%.

nación 321