MundoPortada

Arranca Trump una nueva era

Hoy, a las 11:00 horas tiempo de México, el magnate se convertirá en el Mandatario número 45 de Estados Unidos.

Enmedio de pronósticos de lluvia y siete grados de temperatura, asumirá el cargo presentando un contrato con sus votantes, donde prometerá economía nacionalista y una política interna de ley y orden.

El “Contrato con el Votante Estadounidense” incluye la revisión de todos sus tratados comerciales, empezando por el TLC con México y Canadá.

Contempla también el regreso de inversiones estadounidenses en el extranjero y el reforzamiento de la seguridad fronteriza comenzando con la construcción de un muro.

El contrato para sus primeros 100 días de Gobierno en el que Trump insistirá en su discurso de hoy -y que se espere dure sólo 20 minutos- incluye un drástico recorte a la burocracia y gasto gubernamental, limitar la permanencia de legisladores en el Congreso, combatir la corrupción gubernamental y castigar a los países que manipulen el valor de sus monedas.

Neófito en la política hasta el inicio de su campaña en 2015, Trump tomará las riendas de la principal economía y potencia militar mundial sembrando dudas sobre los acuerdos de libre comercio y bases claves de la posguerra como la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

“Francamente no me importa si es (un día) hermoso o si llueve con locura… Lo que hemos logrado es muy especial. ¡Alrededor de todo el mundo están hablando de esto!”, celebró ayer ante miles de simpatizantes en el Monumento a Lincoln en un mensaje que terminó con el grito “¡U-S-A!”, “¡U-S-A!”.

Atacando por igual a los inmigrantes mexicanos y a los refugiados musulmanes en su camino a la Casa Blanca, Trump es difícil de comparar en la historia, aunque ha intentado trazarse héroes.

“No ha habido nada similar a esto desde Andrew Jackson, en 1828”, dijo Trump en una cena privada, según una grabación de The New York Times, refiriéndose al entonces Presidente demócrata.

Considerado el primer Mandatario en conectar directamente con los votantes blancos fuera de las élites del noreste -en una época donde los esclavos y las mujeres no sufragaban-, Trump y sus asesores han tomado a Jackson como inspiración.

Perdiendo el voto popular en el EU ante Hillary Clinton -por casi 3 millones de sufragios-, pero ganando en el Colegio Electoral, los analistas creen que la analogía con Jackson podría ser problemática para él porque el fallecido líder fue un declarado esclavista y lanzó una lucha de exterminio indígena.

Esta mañana, tras acudir a un servicio religioso, Trump visitará la Casa Blanca para después trasladarse al Capitolio acompañado por su esposa, Melania, así como por Michelle y Barack Obama.

Tras su juramentación acudirá a un almuerzo con miembros de las dos cámaras del Congreso, donde el Partido Republicano que lo representa es mayoría.

Luego participará en un desfile que lo llevará otra vez a su nueva residencia.

Trump promete lanzar órdenes ejecutivas en sus primeros días de Gobierno que presumen ser un fin a lo que él llama una época de división.

 

Reforma