Economía

2 millones de mexicanos salieron de la pobreza, gracias a esto

El porcentaje de la población que no puede adquirir la canasta básica alimentaria con su ingreso laboral se redujo en 2.7 puntos porcentuales en el tercer trimestre de 2016 respecto al mismo periodo de 2014, al pasar de 42.7 a 40%, de acuerdo con datos del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) que elabora el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Esto implicó que 2.298 millones de personas dejaran de ser pobres medidos por el ingreso laboral, al pasar de 51.245 millones de personas a 48.947 millones en el mencionado lapso, que es similar al que usará de referencia el Coneval para informar la pobreza multidimensional de 2016 y que dará a conocer en julio de este año.

Factores
Enrique Minor, director de Análisis del Coneval, comentó a Excélsior que los resultados obedecen a la baja inflación que se observó durante 2015 y 2016, que ayudó a mejorar el poder adquisitivo del ingreso de los hogares.

Esta situación provocó que el ingreso laboral por persona creciera 8% cuando se descuenta la inflación general, y 6.8% cuando se elimina el efecto del alza en el precio de la canasta básica alimentaria entre 2014 y 2016.

De ahí la importancia del control de los niveles de precios a través de una política monetaria adecuada y responsable… la alta inflación es un impuesto regresivo, es decir, afecta más a los que menos tienen”, comentó.

Explicó que otro factor que ayudó en el incremento real del ingreso laboral en 2016 fue el buen desempeño del mercado laboral, el cual se ha visto reflejado en la reducción en la tasa de desempleo, que se ha acercado los niveles previos a la crisis financiera global de 2008-2009.

Nos ha costado mucho después de la crisis alcanzar los niveles de tasa de desempleo de antes de ella, y es hasta 2016 que se ha logrado después de casi 10 años. Entonces la creación de  empleos también tuvo que ver con la mejora del ingreso que tiene impacto en la pobreza”.

Esperan nueva cifra

Enrique Minor explicó que si bien la fuente oficial para la medición de la pobreza multidimensional será la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, que el Inegi publicará el próximo 17 de julio, su robustez metodológica, junto con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (base para medir el ITLP) hacen prever que los resultados que arroje la primera sean similares a los observados en la segunda en materia de ingresos.

Salvo que exista una fuerte caída en los otros componentes del ingreso, que tienen que ver con las transferencias (remesas y programas gubernamentales), se esperaría que los ingresos mejoraran entre 2014 y 2016 con la ENIGH”.

Minor añadió que el componente de las carencias sociales ha tenido una tendencia a la baja en los últimos años, según muestra el INEGI a través de la propia ENIGH, el Módulo de Condiciones Socioeconómicas e información censal, lo que refuerza la idea de una probable reducción en la pobreza multidimensional entre 2014 y 2016.

Entre 2010 y 2014 la pobreza prácticamente no se movió pese a la tendencia decreciente en las carencias sociales. ¿Por qué? precisamente por un problema con los ingresos, que ha sido contrapeso a dicha baja. Pero si ahora estos dos elementos (ingresos y carencias sociales) van en el mismo sentido, definitivamente se esperaría que tendríamos una reducción de la pobreza”, añadió el director de Análisis del Coneval

Piden no ser triunfalistas
La eventual reducción de la pobreza multidimensional que se registre entre 2014 y 2016 no debe dar cabida a triunfalismos políticos, puesto que los retos en materia de pobreza y desigualdad en el país aún son muy grandes que no dan margen a caer en displicencias, explicó Enrique Minor, director de Análisis del Coneval.

El funcionario comentó que en materia de recuperación del ingreso, existe el reto que éste sea sostenible en el tiempo a través de una baja inflación y mayor dinamismo del mercado laboral, puesto que los niveles de ingreso de 2016 aún se están muy lejos de los registrados previo a la crisis financiera global de 2008 y 2009.

Es fundamental enfatizar lo importante que es mantener una baja inflación para que se recupere en términos reales el poder de compra los ingresos de los hogares”, comentó.

Sobre las carencias sociales, Enrique Minor comentó que todavía existe el reto garantizar un acceso efectivo a los derechos sociales, es decir enfatizar en la calidad de los servicios púbicos que recibe la población, por lo que no es suficiente las reducciones en los indicadores.

Añadió que no es suficiente con dar acceso a las escuelas, sino en tener una educación que permita generar un valor agregado a las personas y en su productividad. Igual que el hecho de estar afiliados al IMSS o ISSSTE no asegura un acceso efectivo a la salud, puesto que en ocasiones tenemos que hacer uso de otros mecanismos.

Excélsior