NacionalPortada

'No nos ha caído el veinte'

En agosto de 2015, el precandidato republicano Donald Trump ordenó que expulsaran al periodista Jorge Ramos de una conferencia tras cuestionarlo sobre su política de migración. 

Cd. de México (15 enero 2017).- A cinco días de que Donald Trump se convierta en el presidente número 45 de Estados Unidos, el periodista Jorge Ramos considera que está por iniciar la peor era para todos los mexicanos.

“Todo esto suena a imposible, a una mala broma, al peor escenario que podían imaginarse los mexicanos dentro y fuera de México. Voy a usar una expresión muy mexicana: todavía no nos ha caído el veinte de lo que Trump significa.

“Trump puede significar la pérdida de millones de empleos en México, y pudiera implicar que se deporten a miles de mexicanos a un país que no está preparado para recibir a una oleada de inmigrantes sin trabajo”, comenta.

Ramos, el periodista al que Trump echó de una conferencia de prensa hace más de un año, asegura que el odio, racismo e intolerancia que identificó la campaña del republicano ha provocado ya una guerra racial.

Además, lamenta que sean otras las figuras que estén tomando acciones concretas para defender a los mexicanos que radican en Estados Unidos, cuando es una tarea que debería hacer del presidente Enrique Peña Nieto.
 

“Es la guerra. Estamos en una batalla campal entre los que defienden a los inmigrantes y los antiinmigrantes. Como todos estos inmigrantes están sin protección, los alcaldes de grandes ciudades como Los Ángeles, Chicago, Nueva York y Denver, y varias universidades, por mencionar sólo algunos, han decidido tomar el liderazgo de la defensa de los inmigrantes”, explica.

Ejemplo de ello es el proyecto conocido como Universidades Santuario, al que ya se sumaron la Universidad de Nueva York, la de Pennsylvania y la de Wesleyan, en Connecticut; las cuales no piensan compartir información ni cooperar con autoridades migratorias que busquen indocumentados en sus campus.

“La verdadera tristeza es que el gobierno mexicano no habla ni sale a defender a los mexicanos en Estados Unidos. Están solos, a la deriva, prácticamente sin ningún tipo de apoyo por parte del Presidente. Nadie aquí, nadie, confía en que Peña Nieto va a salir a defender a los mexicanos. No confían porque cada vez que se ha enfrentado a Trump, acaba agachado.

“Cuando lo tuvo enfrente en una conferencia de prensa ni siquiera se atrevió a decirle que no íbamos a pagar por el muro. Lo único que queda es que los alcaldes de las grandes ciudades salgan a defender a estos inmigrantes”, señala.

Ramos, quien de acuerdo con la revista Time es considerado uno de los 25 hispanos más influyentes de Estados Unidos, también considera increíble que Peña Nieto piense en negociar el Tratado de Libre Comercio.

“Está poniendo en peligro millones de trabajos en México y si eso va para adelante, ¿cómo va a compensar esas pérdidas de empleo? Está poniendo a México en peligro”, alerta.

A pesar de lo crítico que ha sido frente la postura de Trump, el periodista dice no tener miedo por su carrera profesional, ya de décadas en ese país.

“No por mí, pero sí tengo mucho miedo por otros mexicanos y otros inmigrantes que no tienen papeles. Tengo miedo por el maltrato que han recibido y podrían recibir. Y más que miedo a nivel personal yo sé que Trump va a hacer nuestro trabajo muy difícil como periodistas.

“Al igual que Hugo Chávez, trata de saltarse a los periodistas y constantemente los insulta, creo que viene una época muy difícil para ser periodista en este país. Me toca estar del otro lado de Trump, ese es mi lugar. Y si no quiere hablar, solo reportar las cosas que dice y hace”, comenta.

Ramos dice que fue muy atinado que la revista TIME lo nombrara el personaje del año de los Estados Divididos de América, pues eso refleja al país que eligió a Trump.

“El país está totalmente dividido, cargado de odios, resentimiento, de un peligrosísimo deseo de venganza y con muy poca tolerancia. Aquí de lo que se está hablando es de cómo resistir a Trump”, agrega.
Sembrando odio

Al observar que grupos racistas y de supremacistas blancos estaban resurgiendo, y que el número de grupos neonazis, ligados al Ku Klux Klan, aumentó de 70 a 192 en solo un año, Jorge Ramos quiso participar como corresponsal y productor en el documental Sembrando Odio (Hate Rising).

En el filme se mencionan agrupaciones como Nacionalistas Blancos y Alianza Nacionalista Aria, entre otras, las cuales hablan del “poder blanco”. Y aunque muchos de ellos ya existían, Ramos considera que Trump contribuyó a darles más poder.

En el documental, dirigido por Catherine Tambini, Ramos entrevista a miembros de estos grupos, a niños de ocho años hijos de mexicanos y a musulmanas que consideran que Estados Unidos es su país, a pesar de la xenofobia de la que han sido víctimas.

Sembrando Odio se estrenó dos semanas antes del 8 de noviembre, en Los Ángeles y Nueva York, en las cadenas Univisión y Fusion.

En YouTube tiene más de un millón 400 mil vistas.

Reforma / Dalila Carreño