NacionalPortada

Reforma energética no ofreció bajar gasolinas, defienden Secretarios

La reforma energética, aprobada por el propio Congreso, no ofreció bajar los precios de las gasolinas, afirmaron los secretarios de Hacienda y de Energía, José Antonio Meade Kuribreña y Pedro Joaquín Coldwell.

“La reforma energética planteó la posibilidad, a través de este cambio legislativo, buscar tarifas eléctricas mucho más competitivas; no ofreció bajar precios de gasolinas”, dijo Pedro Joaquín Coldwell.

En el marco de la comparecencia de funcionarios de Ejecutivo Federal y titulares de órganos autónomos para explicar el proceso de flexibilización de las gasolinas y diésel en la Comisión Permanente, los funcionarios consideraron que esta medida impulsada por el gobierno federal fue por la prosperidad y el desarrollo de México.

El titular de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, explicó que en 2015 se dijo a la ciudadanía mexicana que no habrían gasolinazos mensuales y a lo largo de ese año no se dieron estas alzas en las tarifas.

En ese sentido, aseguró que una reforma energética del Siglo XXI en ningún país puede ofrecer “congelar o bajar” los precios de gasolinas, sino bajan las tendencias del mercado internacional.

“Sería regresivo desde el punto de vista ambiental, social, hacendaría y desde el punto de vista energético”, expuso ante diputados y senadores el Secretario Pedro Joaquín Coldwell.

Esta explicación de lo que no prometió la reforma energética también la secundó José Antonio Meade Kuribreña, quien sostuvo que la “molécula”, con la que se elabora la gasolina, no puede estar regulada en una reforma, pues un tema del mercado internacional.

El titular de Hacienda explicó que cambios escapan a la capacidad de control que tiene el gobierno federal y de cualquier gobierno, por lo que esto explicó su aumento en todo el mundo.

Pemex y su deficiencia
En comparecencia, los secretarios de Estado, incluido el director General de Pemex, José Antonio González Anaya, insistieron en que el aumento en el precio de las gasolinas en el mundo, la alza en el tipo de cambio entre peso y dólar, y la deficiente infraestructura de Pemex en materia de transportación y de reserva de inventarios son el resultado del actual gasolinazo.

Pedro Joaquín Coldwell explicó, en el balance que dio sobre el mercado de petrolíferos en el país, que el diagnóstico actual de infraestructura de almacenamiento y transporte de dichos combustibles es negativo.

Aseguró que con el pasado modelo Pemex asumía toda la carga de suministrar el mercado de petrolíferos en el territorio nacional, es decir, toda la cadena de valor que va desde la exploración de hidrocarburos hasta el suministro de gasolinas.

Durante 70 años Pemex desarrolló la totalidad de la infraestructura para el almacenamiento del almacenamiento y transporte de combustible en cada una de las regiones de país.

El funcionario agregó que Pemex Logística cuenta actualmente con 89 terminales de almacenamiento y reparto; 8 mil 958 kilómetros de ductos para transportarlo; 15 terminales marítimas; 16 buques-tanques; 520 carros-tanques y mil 485 auto-tanques, pero este sistema es ya insuficiente para satisfacer las necesidades actuales del país.

El mercado ha ido creciendo, continúo el funcionario federal, pero la infraestructura no se ha ampliado. En los últimos 13 años, México incrementó aceleradamente su consumo de combustibles, pues pasó de ser octavo a cuarto lugar como consumidor global de gasolinas.

Al mismo tiempo se redujo la producción interna y se incrementaron las importaciones, por lo que actualmente se compran en el exterior aproximadamente el 53 por ciento de las gasolinas que se consumen.

Fue el mercado
Por su parte, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, insistió en que el gasolinazo se debe a factores internas y añadió que fueron medidas necesarias y responsables

Responsabilizó al mercado internacional de los combustibles y a la depreciación del tipo de cambio.

 

La Silla Rota