Economía

Pacto económico no fue improvisado.- CCE

El Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar dado a conocer por Enrique Peña Nieto generó disconformidad entre los organismos de la iniciativa privada.

Sin especificar los nombres, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) reveló que eran cuatro los organismos empresariales que no lo firmarían; sin embargo, decidieron adherirse debido a que se concedieron peticiones del sector privado.

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) rechazó que el pacto fuera improvisado, como lo denunció la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), ya que durante la última semana se trabajó 14 horas al día en la conformación del texto.

“Pedimos que cambiaran cosas y se fue preparando un documento que fue aceptable para nosotros con un punto de partida para tener un plan de trabajo para todo este año, que es un año muy complicado”, mencionó Enrique Solana, presidente de la Concanaco.

Dijo que solicitaron subsidio al diesel para bajar el costo del transporte y también pidieron a los estados medidas de austeridad.

Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, sostuvo sin embargo que no hay una ruptura con el sector patronal.

“No (hay ruptura). La Coparmex estuvo en las negociaciones del fin de semana y finalmente ellos decidieron no acudir al Acuerdo; lo firmó el Consejo Coordinador Empresarial a nombre de todas las organizaciones.

“La Coparmex nos ha dicho que por el momento no está de acuerdo, que le gustaría un consenso más profundo, con más acciones, donde existan más compromisos de política pública”, explicó Castañón.

Añadió que, en la medida que se vaya enriqueciendo el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico, se irán sumando otras organizaciones y esperan que ahí se adhiera la Coparmex.

El líder empresarial dijo que la firma del convenio no significa que se puedan contener alzas en los precios de los productos por el costo de los combustibles, si no que el sector privado tomará medidas para impactar lo menos posible.

Negó que la firma del convenio sea un cheque en blanco para el Gobierno porque se aprobaron 35 acciones que incluyen beneficios fiscales. Una de ellas es el otorgamiento de incentivos para repatriar capitales por alrededor de 10 mil millones de dólares para proyectos de inversión en infraestructura.

Presumió que también habrá mil 200 millones de pesos para garantías que detonarán créditos a mipymes.

También, dijo, habrá incentivos para la industria del transporte, cuyas empresas podrán hacer deducible al 100 por ciento el IEPS que pagan a través de las gasolinas.

Sin especificar los nombres, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco) reveló que eran cuatro los organismos empresariales que no lo firmarían; sin embargo, decidieron adherirse debido a que se concedieron peticiones del sector privado.

Por su parte, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) rechazó que el pacto fuera improvisado, como lo denunció la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), ya que durante la última semana se trabajó 14 horas al día en la conformación del texto.

“Pedimos que cambiaran cosas y se fue preparando un documento que fue aceptable para nosotros con un punto de partida para tener un plan de trabajo para todo este año, que es un año muy complicado”, mencionó Enrique Solana, presidente de la Concanaco.

Dijo que solicitaron subsidio al diesel para bajar el costo del transporte y también pidieron a los estados medidas de austeridad.

Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, sostuvo sin embargo que no hay una ruptura con el sector patronal.

“No (hay ruptura). La Coparmex estuvo en las negociaciones del fin de semana y finalmente ellos decidieron no acudir al Acuerdo; lo firmó el Consejo Coordinador Empresarial a nombre de todas las organizaciones.

“La Coparmex nos ha dicho que por el momento no está de acuerdo, que le gustaría un consenso más profundo, con más acciones, donde existan más compromisos de política pública”, explicó Castañón.

Añadió que, en la medida que se vaya enriqueciendo el Acuerdo para el Fortalecimiento Económico, se irán sumando otras organizaciones y esperan que ahí se adhiera la Coparmex.

El líder empresarial dijo que la firma del convenio no significa que se puedan contener alzas en los precios de los productos por el costo de los combustibles, si no que el sector privado tomará medidas para impactar lo menos posible.

Negó que la firma del convenio sea un cheque en blanco para el Gobierno porque se aprobaron 35 acciones que incluyen beneficios fiscales. Una de ellas es el otorgamiento de incentivos para repatriar capitales por alrededor de 10 mil millones de dólares para proyectos de inversión en infraestructura.

Presumió que también habrá mil 200 millones de pesos para garantías que detonarán créditos a mipymes.

También, dijo, habrá incentivos para la industria del transporte, cuyas empresas podrán hacer deducible al 100 por ciento el IEPS que pagan a través de las gasolinas.