Nacional

Militares hicieron "uso ilegítimo de la fuerza" contra civiles en Ostula: CNDH

La CNDH emitió una recomendación a la Sedena y el gobierno de Michoacán, luego de que 15 soldados dispararon contra civiles desarmados, matando a un niño.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación a la Secretaría de la Defensa Nacional y al gobierno de Michoacán tras los abusos cometidos contra habitantes de la comunidad de Ostula, en el municipio de Aquila, durante julio de 2015, luego de un incidente en que militares dispararon contra civiles.

En su informe, la CNDH determinó que 15 soldados del 65 Batallón de Infantería dispararon contra la población civil y provocaron la muerte de un niño y al menos 10 personas lesionadas.

Los abusos de los militares y policías estatales se dieron el 19 de julio de 2015, cuando habitantes de la comunidad de Ostula protestaban por la detención de Semeí Verdía Zepeda, líder de los autodefensas de la región, quien arrestado en un operativo en el que participaron integrantes de las secretarías del Ejército y la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán.

Tras más de un año de investigación, la CNDH señala que las agresiones contra civiles se registraron en tres puntos específicos de la carretera que conecta Tecomán con Lázaro Cárdenas -Xayakalan, Duin y Puente de Ixtapilla-, lugares donde los comuneros instalaron retenes para evitar que Verdía Zepeda fuera sacado de la región.

Pero fue en Puente de Ixtapilla donde 15 militares del 65 Batallón hirieron a seis personas y mataron al niño Hildeberto Reyes García, al hacer “uso ilegítimo” de armas letales.

“La Comisión Nacional no justifica las acciones de grupos de oposición en las que se pretenda ejercer el derecho a la libertad de expresión de manera violenta, mediante agresiones verbales y físicas. No obstante, también rechaza el uso ilegitimo de la fuerza pública fuera de los parámetros del uso de la fuerza y estándares de derechos humanos para controlar dichas acciones”, sostuvo la CNDH en su informe.

“Diez y siete testigos observaron a militares disparar, lo cual fue coincidente con la ubicación de los elementos del 65 Batallón”, añadió el organismo, quien no pudo acreditar que los civiles dispararan contra el convoy que transportaba a los militares.

The Huffington Post