NacionalPortada

López Obrador: “El deporte nacional es criticar a Peña Nieto”

El líder de la izquierda mexicana Andrés Manuel López Obrador ha conseguido algo que hasta ayer parecía un tabú en México; dar la razón a Donald Trump. Y lo ha hecho tras la decisión del presidente electo de suspender la compra del Air Force One, el costoso avión presidencial encargado por Barack Obama, ante el desorbitante gasto.

Obrador calificó de “pequeños faraones” a los mandatarios Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto por no haber dado marcha atrás como Trump en la adquisición del avión presidencial. “Calderón, servil y en busca de impunidad, adquirió el avión de Peña en 8.000 millones de pesos; luego, Obama compró a la Boeing uno del mismo modelo, pero hoy Trump dijo que no lo necesita y cancelará la operación. Moraleja: es una vergüenza la corrupción de los pequeños y acomplejados faraones del PRIAN (PRI+PAN)” dijo en un video colgado en sus redes sociales.

Paralelamente, a un año y medio de las elecciones presidenciales, López Obrador concedió una larga entrevista al noticiero matutino de Televisa presentado por Carlos Loret de Mola, una de las pocas que ha concedido en los últimos años. En la misma sostuvo que “el actual régimen está podrido” y apuntó algunas de sus propuestas de campaña.

El dinero de la corrupción servirá para crear puestos de trabajo

Para Obrador la corrupción es el principal problema del país y pidió un acuerdo nacional “para decir ‘basta de corrupción’ y que todos los mexicanos hagan de la ética una forma de vida y de gobierno. “Porque si no roba el presidente tampoco lo harán los gobernadores ni los presidentes municipales” señaló.

Para Obrador el dinero obtenido tras eliminar la corrupción se destinará a la creación de empleos y a generar riqueza, una prosperidad que llegará “sin aumentar la deuda” resumió entre la ambigüedad y la ingenuidad.

El candidato presidencial y líder de MORENA (Movimiento de Regeneración Democrática) tampoco se guardó ninguno de los dardos habituales que lanza para describir a los nombres destacados de la vida política del país.

Si no roba el Presidente tampoco lo harán los gobernadores ni alcaldes

Paradójicamente uno de los mejor librados fue el actual presidente, Enrique Peña Nieto del que dijo se ha vuelto un deporte nacional cuestionarlo. “Lo tienen (la mafia del poder) como al payaso de todas las cachetadas” describió. Obrador incluso se ofreció a colaborar con el mandatario si se ven atacados los derechos de los mexicanos. Sobre el estado de salud de Peña Nieto dijo que no tiene cáncer “pero está depresivo”.

Como es habitual el más criticado fue el expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) a quien acusa de ser el “jefe de la mafia” y de estar detrás del supuesto fraude que impidió su llegada al poder en las elecciones de 2006 que ganó Felipe Calderón. Para Obrador, Salinas es el padre de la “desigualdad moderna”.

Otro de los más atacados fue el expresidente Felipe Calderón de quien dijo “convirtió el país en un cementerio” debido a la guerra entre y contra los cárteles de la droga que enfrentó durante su gobierno (2006-2012). “Agitó el avispero sin plan ni diagnóstico. No se puede enfrentar la violencia exclusivamente con métodos coercitivos” dijo.

Voy a convencer a Donald Trump de que le interesa que a México le vaya bien

A Ricardo Anaya, actual presidente del conservador Acción Nacional (PAN) y presumible candidato a la presidencia, Obrador lo calificó, “respetuosamente”, de “aprendiz de mafioso”.

En su tercer intento por llegar a Los Pinos, “como Lula Da Silva”, tal y como le gusta recordar a López Obrador, la máxima figura de la izquierda mexicana deberá lidiar con la presidencia de Donald Trump que ha hecho de la crítica a México una de sus banderas de campaña.

“Vamos a convencer de que lo mejor para los dos países es la cooperación para el desarrollo y ese debe ser el centro de la relación bilateral. SI hay empleos y bienestar en México no hará falta emigrar”, añadió. “No nos importa la colaboración militar, ni el plan Mérida (un plan de ayuda financiera y militar de EE. UU. para el combate al crimen organizado). “Lo que queremos es crecer económicamente. Si aquí hay empleos en México, hay estabilidad en Estados Unidos” dijo.

Cuando el periodista le preguntó si habría debate con otros candidatos dijo que sí, “pero su debido momento” y sobre si va a meter en la cárcel a Peña Nieto y Calderón en la cárcel dijo “No me gusta hablar de esos temas”. En resumen, López Obrador en estado puro.

 

El País