Mundo

Bergoglio rompe el eurocentrismo de la jerarquía

Tradicionalmente la elección de los papas recaía en el voto de los cardenales europeos, siempre mayoría en los cónclaves. A partir del sábado 19, los purpurados con derecho a elegir al próximo pontífice ya no son básicamente los del Viejo Continente; los electores asiáticos, africanos y americanos son la nueva mayoría y reflejan el ánimo de Francisco de abrirse a las “periferias del mundo”, los sitios donde los representantes de la Iglesia católica lidian con guerras y graves conflictos políticos.

CIUDAD DEL VATICANO (Proceso).- El próximo cónclave –el encuentro a puerta cerrada en el cual son elegidos los papas– cuenta, desde el pasado sábado 19, con nuevos grandes electores: los cardenales no europeos, que ya suman 67 votos.

En el tercer consistorio –el sábado 19 y domingo 20–, desde que fue elegido pontífice (2013), el argentino Jorge Mario Bergoglio rompió con el eurocentrismo de la jerarquía católica y dio paso a las que él llama “periferias del mundo”, en particular a África y Asia, que aumentan sensiblemente en el tablero geoestratégico de los países representados por los llamados príncipes de la Iglesia, un hecho inédito para el catolicismo contemporáneo.

Maurice Piat, obispo de Port-Louis, en la isla Mauricio; John Ribat, obispo de Port Moresby, capital de Papúa Nueva Guinea; Patrick D’Rozario, obispo de Dacca, una de las ciudades de Bangladesh más golpeadas por los últimos atentados yihadistas; y el centroafricano Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, quien negoció el proceso de paz iniciado en ese país a finales del año pasado, son algunos de los 13 nuevos cardenales elegidos, cuyos nombramientos fueron oficializados en un acto en la Basílica de San Pedro, y que provienen de continentes hasta ahora ­subrepresentados y de países que no tenían presencia entre los electores.

“Se trata de un inusual club que, en primera instancia, responde a la voluntad del Papa argentino de dar impulso a la Iglesia que trabaja en áreas de frontera, zonas antaño abandonadas por el eurocentrismo eclesiástico, pero con potencial para el catolicismo”, opina el vaticanista catalán Rossend Domènech, quien desde hace 40 años sigue la información vaticana. “Aunque también destaca que en esta horneada de cardenales, no hay prelados que se hayan hecho conocidos por cruzadas sobre los llamados temas éticos, como las uniones de homosexuales, el uso de anticonceptivos o nuevas formas de familias”, añade.

Es evidente el apoyo de Francisco “a una Iglesia más global y menos eurocéntrica”, reflexiona igualmente un analista más liberal, el estadunidense Philipp Pulella.

Zonas de conflicto

El trabajo de campo, en particular en contextos de guerras y conflictos sociopolíticos, está en la lista de las cualidades de los cardenales elegidos por Francisco, en un evidente mensaje a las autoridades de las naciones involucradas de que el Vaticano apoya las maniobras de los suyos.

Además de Nzapalainga, es el caso del italiano Mario Zenari, nuncio en Siria desde 2008 y único embajador europeo que sigue en Damasco y mantiene comunicación con el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad. “La púrpura para Zenari es la última dramática apelación para poner fin a las hostilidades”, opina el experto Alberto Bobbio en las páginas de L’Eco di Bergamo.

“En usted (…) vemos la incansable labor para el cese de la violencia y de las guerras en varias partes en el mundo”, afirmó Zenari al recibir el capelo cardenalicio. Su nombre figuró en primer lugar en todas las listas de nuevos purpurados difundidas por la oficina de prensa del Vaticano, un simbolismo nunca casual en el Vaticano.

De igual modo entra en este grupo el mexicano Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla, proveniente de un México golpeado por el narcotráfico y ahora también amenazado por las consecuencias imprevisibles de los planes antiinmigración del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Asimismo está la nominación de Baltazar Enrique Porras Cardozo, obispo de Mérida, Venezuela; a mediados de septiembre el Vaticano confirmó que aceptaba la oferta de la Unión de Naciones Suramericanas de sumarse a las conversaciones como mediador para zanjar la crisis venezolana.

Y, siempre en esta lista, también despunta Sérgio da Rocha, presidente de los obispos de Brasil, país donde campea la inestabilidad política desde que la expresidenta Dilma Rousseff fue alejada forzosamente del poder, en diciembre de 2015.

El grupo lo cierran dos nuevos cardenales europeos, el español Carlos Osoro Sierra y el belga Jozef de Kesel; y tres estadunidenses: Blase J. Cupich, Joseph William Tobin y Kevin Joseph Farrell.

A los cardenales estadunidenses les espera una tarea complicada: mediar con la administración de Trump, personaje por el cual el Papa parece no tener simpatía alguna, como se vio durante su viaje de febrero pasado a México, cuando llegó a cuestionar la fe cristiana del presidente electo; algo que, de manera más suave, se repitió la pasada semana, cuando el pontífice argentino instó a luchar contra ciertas políticas antiinmigración, en las que fueron sus primeras palabras tras la victoria del republicano.

“Nuestro gran desafío es crear una cultura del encuentro, que anime a abatir muros y a construir puentes”, dijo Francisco, hablándole a los obispos de Estados Unidos en una reunión que acabó con el nombramiento de un nuevo presidente y el segundo de la conferencia episcopal del país: Daniel di Nardo y José Gómez, respectivamente.

“Debemos ser portadores de buenas noticias para una sociedad atenazada por desconcertantes cambios sociales, culturales y espirituales y por una creciente polarización”, continuó el Papa, haciendo particular hincapié en los migrantes hispanos.

A renglón seguido Francisco envío otro mensaje, esta vez sobre el Acuerdo (climático) de París, que también Trump ve con malos ojos. “Hay que actuar sin tardanza, de la manera más libre posible de presiones políticas y económicas”, afirmó el antaño cardenal de Buenos Aires.

Europa, de 61 a 54

Los números evidencian las maniobras de Francisco. En 2013, cuando el argentino fue elegido, 61 cardenales electores eran europeos y 56 de otros continentes. Después del sábado 19, hay 54 europeos y 67 extraeuropeos, con un aumento visible de los africanos, que pasan de 11 a 15, y de los asiáticos, de 11 a 14. América se mantiene estable, pues pasó de 33 a 34, y Europa pierde siete, dejando a los no europeos a poca distancia de los dos tercios de cardenales que se necesitan para elegir a un nuevo pontífice en primeras votaciones.

“La proveniencia de 11 naciones expresa la universalidad de la Iglesia (…) en cada rincón de la Tierra”, afirmó el Papa en el Ángelus del pasado 9 de octubre, cuando anunció que haría nuevos nombramientos.

Otro elemento en esta línea es también el hecho de que con los últimos nombramientos, el total de designados directamente por Francisco y que votarían –si el cónclave se celebrara mañana– sube a 44. En cambio, el número de los nominados por el hoy Papa emérito Benedicto XVI, se mantiene en 56 y los del fallecido polaco Juan Pablo II resiste en 21, menos de un quinto del total.

Bergoglio también añadió a la lista cuatro nuevos cardenales mayores de 80 años (y por tanto, sin derecho a voto): Anthony Soter Fernandez, obispo emérito de Kuala Lumpur, Malasia; Sebastian Koto Khoarai, de Mohale’s Hoek, Lesoto; el italiano Renato Conti y el albanés Ernest Simoni, quien pasó 18 años encarcelado –12 de ellos en trabajos forzados en una mina– por el régimen de Enver Hoxha. Hasta ahora, Malasia, Lesoto y Albania no tenían cardenales.

Ahora el número de países representados es 79. Los anteriores consistorios de Francisco fueron el 22 de febrero de 2014 y el 14 de febrero de 2015.

Experimentos y complots

Además de ello, los actos del sábado 19 y del domingo 20 también fueron una prueba para el nuevo equipo de comunicación papal tras los nombramientos del estadunidense Greg Burke y de la española Paloma García Ovejero, como director y vicedirectora de la Oficina de Prensa del Vaticano, respectivamente. Algo que remite, en última instancia, a las maniobras del italiano Dario Edoardo Viganò, quien desde hace un año es prefecto de la Secretaría de Comunicación.

En efecto, el sábado 19 el organismo estrenó su nueva estructura multimedia unificada, que aúna la emisora Radio Vaticana, el diario L’Osservatore Romano, la librería Editorial Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano, el servicio fotográfico e internet. Todos volcados para la retransmisión por primera vez en calidad ultra HD y HDR vía satélite –Hotbird– de las ceremonias vaticanas, en colaboración con empresas de la talla de Eutelsat, Globecast y Sony.

Esto coincidió con una “rebelión” –unos días antes– contra el Papa y que encabezó el cardenal tradicionalista Raymond Burke (junto con otros tres purpurados, los alemanes Walter Brandmuller y Joachim Meisner, y el italiano Carlo Cafarra), quien acusó a Francisco de generar confusión con sus mensajes y lo amenazó con hacerle una “corrección por error grave”.

“Donde quiera que vaya hay confusión. Los sacerdotes están divididos entre sí, los sacerdotes contra los obispos, los obispos divididos entre sí”, dijo Burke en entrevista con el National Catholic Register. “Hay una división tremenda en la Iglesia”, añadió el purpurado, abierto partidario de Trump.

En particular Burke cuestionó al Papa por su apertura sobre los divorciados vueltos a casar, en una polémica que ahora se supone que Francisco da por cerrada, al menos en parte, con esta última decisión. “Nos toca transitar un tiempo donde resurgen epidémicamente, en nuestras sociedades, la polarización y la exclusión como única forma posible de resolver conflictos”, fue la respuesta de Francisco durante la homilía pronunciada en ocasión del consistorio.

Proceso