Salud

VIH: La amenaza continúa

De acuerdo con el Inegi, la enfermedad por Virus de Inmunodeficiencia Humana ocupa el lugar 16 entre las principales causas de mortalidad en el país.

El próximo 1º de diciembre se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el sida; en este contexto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advierte que en América Latina y el Caribe una de cada tres personas con VIH no sabe que lo tiene. El dato es relevante, pues se estima que en 2015 había en América Latina 1.9 millones de personas con VIH.

Asimismo, de acuerdo con el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (Censida), en la región de América Latina: “En 2014 se produjeron 87 mil nuevas infecciones por el VIH en la región, las cuales se redujeron 17% en comparación con el año 2000. Las defunciones por VIH ocurridas fueron 41 mil, las cuales disminuyeron 29% en comparación con 2005. La cobertura de TAR es 47% de los adultos de 15 años o más y de 54% entre los niños de 0 a 14 años”.

Es de destacarse que, a pesar de algunos avances, la OPS señala que la retención en el tratamiento oportuno de niñas y niños, con antirretrovirales (TAR), sigue siendo menor entre este grupo de población que entre la población adulta. En efecto, en el documento “El Tratamiento Antirretroviral bajo la lupa”, elaborado por el citado organismo, alerta: “Los datos correspondientes a 2014 muestran que a escala regional la retención en TAR a los 12 meses y la respuesta virológica a este tratamiento fueron menores en los niños de 0 a 14 años en comparación con los adultos y los niños mayores de 15 años”.

Estos datos obligan a redoblar los esfuerzos en la protección de los grupos de población en mayores circunstancias de vulnerabilidad social y, sobre todo, asumir el llamado planteado en este 2016 de “Aceptar el reto de terminar con el sida”.

La incidencia en México

De acuerdo con la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, la tasa de incidencia por infección asintomática por VIH, así como por el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, se ha mantenido estable en los últimos años.

En efecto, en 2013 la tasa por infección asintomática por VIH fue de 4.27 casos por cada 100 mil habitantes; en 2014 la tasa fue de 4.12 casos y en 2015 se ubicó en 4.73 casos por cada 100 mil habitantes. Al respecto debe destacarse que las tasas específicas son mucho mayores entre los grupos de población joven. Así, en 2015, la Secretaría de Salud informa que en el grupo de 20 a 24 años la tasa fue de 12.79 casos por cada 100 mil en el grupo de edad, y de 9.33 casos por cada 100 mil en el grupo de edad de 25 a 44 años.

Por su parte, respecto del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), los datos oficiales indican que en 2013 hubo una incidencia de 4.46 casos por cada 100 mil habitantes; de 3.88 casos en la misma proporción en 2014; y de 4.11 por cada 100 mil habitantes en 2015. A diferencia de la infección asintomática por VIH, las tasas específicas de incidencia se encuentran entre la población adulta y adulta mayor, pues entre la población de de 44 a 49 años, el indicador es de 37.47 casos por cada 100 mil personas en el grupo de edad; y de 8.93 casos por cada 100 mil personas entre 60 y 64 años de edad.

Consecuencias fatales

De acuerdo con las estadísticas de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), entre los años 2006 y 2015 han fallecido en el país un total de 49 mil 783 personas a causa de la “enfermedad por virus de la inmunodeficiencia humana”. Esto implica un promedio anual de 4 mil 978 casos, o bien, un promedio diario de 14 defunciones diarias por esta causa. Los años con mayor número de casos han sido los de 2008 a 2009 y 2011, en los que se registró un promedio anual de 5 mil 113 casos.

Debe destacarse que de la cifra total de defunciones 6.2% se concentró, en el citado periodo de 2006 a 2015, en el grupo de edad de 20 a 24 años; 14% en el grupo de 25 a 29 años; 17.5% en el de 30 a 34 años; 16.7% en el de 35 a 39 años de edad; 14.4% en el de 40 a 44 años; mientras que 10.9% en el de 45 a 49 años de edad. Esto significa que del total de defunciones por esta causa 73.5% (es decir, tres de cada cuatro) se concentran entre los 25 y los 49 años.

La Meta a 2030

La OPS estima que actualmente 41% de las personas con VIH y bajo tratamiento antirretroviral tiene el virus indetectable en la sangre; en esa lógica, la meta planteada es que en 2030 al menos 95% de las personas con tratamiento antirretroviral tiene niveles indetectables de VIH en su sangre, indicador que reduciría significativamente el número anual de defunciones por esta causa.

Excélsior