Te Recomendamos

Les Diners de Gala y los platillos surrealistas de Salvador Dalí

En 1941, el artista Bob Hope obtuvo una muestra de lo que es probar un surrealismo presentado por el excéntrico artista español Salvador Dalí y su esposa, Gala, en el Hotel Del Monte en Monterey, California.

En sus relatos narra que para la cena, los huéspedes se sirvieron platillos como un pescado cubierto con zapatillas de satín o una bandeja de ranas. Si bien esto puede sonar como el sueño de una persona con fiebre, esta cena de 1941 fue sólo una de los muchas fiestas surrealistas organizadas por el artista.

En 1973, Dalí inmortalizó estas cenas en el libro Les Diners de Gala, una fusión entre una cena de gala, y su esposa, cuyo nombre era Gala.

Ahora, por primera vez en 43 años, el editor de libros de arte Taschen ha reimpreso Les Diners de Gala, trayéndolo de nuevo a las cocinas de los anfitriones con hambre de Pinterest o Instagram alrededor del mundo, creando un atractivo festín tanto para los amantes del arte como para foodies de paladar atrevido. Esta nueva edición ha sido traducida al español, inglés, francés, italiano y alemán.

Sólo quedan algunas copias del original (se imprimieron 400), con 136 recetas en 12 capítulos temáticos, así como fotografías de alimentos e ilustraciones originales de Dalí, el grueso volumen se ha convertido en un gran objeto de colección: su precio en Amazon va desde los 972 pesos (reimpreso por editorial Taschen) hasta más de 21 mil pesos por una de las codiciadas copias del original.

Este no es un libro de cocina promedio. Comienza con la advertencia de que las recetas están exclusivamente dedicadas a los placeres del gusto y no son las comidas a las que debes apresurarte para llegar a la mesa o servir a alguien que no comerá algo más aventurado que una hamburguesa. “Si eres discípulo de uno de esos contadores de calorías que convierten las alegrías de comer en una forma de castigo, cierra este libro de inmediato, es demasiado animado, demasiado agresivo y demasiado impertinente para ti”. Advierte Dalí a los lectores.

Este es el índice del contenido del libro de Dalí:

Les caprices pincés princiers (Platos exóticos)
Les cannibalismes de l’automne (Huevos – Comida marina y crustáceos)
Les suprêmes de malaises lilliputiens (Entradas)
Les entre-plats sodomisés (Carnes)
Les spoutniks astiqués d’asticots statistiques (Caracoles – Ranas)
Les panaches panachés (Pescados – Mariscos)
Les chairs monarchiques (Presas – Aves)
Les montres molles 1/2 sommeil (Puerco)
L’atavisme désoxyribonucléique (Vegetales)
Les “je mange GALA” (Afrodisiacos)
Les pios nonoches (Dulces – Postres)
Les délices petits martyrs (Entremeses)
Llama la atención que tiene una sección especial para los afrodisíacos que se traduce a Me como a GALA y que hay un capítulo entero dedicado a los platillos con caracol y rana. En una receta, Dalí ordena al cocinero que deje hervir una olla de corazones de alcachofa, huesos de la médula y aves.

La preparación de la tostada de aguacate de Dalí sería irreconocible para las personas de hoy en día, pues incluye cerebros de cordero, almendras picadas y tequila, todo sobre pan de centeno.

En el libro, Dalí habla sobre su odio hacia cierto vegetal de hoja: “Solo me gusta comer lo que tiene una forma clara y definida. Si detesto ese horrible y degradante vegetal llamado espinaca es porque no tiene forma, como la libertad”.

Una receta para el cangrejo de río con hierbas vikingas ni siquiera incluye una lista completa de ingredientes. En su lugar, Dalí señala: “Después de darnos esta receta, el chef decidió que quería mantener en secreto los ingredientes exactos y le presentamos una receta de todos modos para su lectura”. Dalí escribió instrucciones para preparar el plato (incluyendo los nombres de muchos ingredientes), pero los lectores deben calcular las medidas. La imagen de este platillo es tan surreal que parece una reina con un vestido hecho a base de marisco.

Algunas de las recetas, como la de caramelo con piñas piñoneras, requieren de mucha imaginación e ingredientes difíciles de conseguir para muchas personas (a menos que seas un chef profesional), pero otras, como la de ternera asada con verduras, parecen de lo más cotidianas.

Congrio del sol naciente, crema de ranas, los senos de Venus, sopa de orejas de cerdo o los huevos de mil años, son algunas de las recetas de este libro. Si logras igualar el punto de cocción y la presentación, tus invitados quedarán impresionados.

Aunque es el libro de cocina de Dalí, no todas las recetas tuvieron su origen en la cocina del artista. Él agradece a los chefs de los famosos establecimientos parisinos como Lasserre y La Tour d’Argent, el bistro Maxim’s y el histórico restaurante Le Train Bleu, conocido originalmente como Buffet, de la estación de trenes Gare de Lyon, famoso por sus recetas de alta cocina. Pero es la presentación del plato, no de la receta, la que gana un lugar en la mesa de una cena surrealista.

Si bien puede parecer extravagante servir a la gente un árbol de cangrejos cocidos, un pastel de puerro que parece una palmera como un oasis en el desierto, o anguila envuelta en tocino dentro de un pez, tal vez 2016 es el momento perfecto para reimprimir un Libro de cocina surrealista.

Estas recetas no se comparan con las tendencias de Instagram, como bagels de arco iris, bloody marys cubiertos con una hamburguesa o un pollo frito entero (o ambos!) y una pizza dentro de una caja hecha de pizza. Si Dalí estuviera vivo hoy, tal vez en lugar de pintar, estaría creando algo como la cuenta surrealista Instagram @tasteofstreep, donde las fotos de Meryl Streep están impresas en diferentes comidas.

Hoy en día, los chefs ganan fama rápidamente al ver sus mezclas hacerse virales como las tendencias de los alimentos. Como Dalí dijo una vez: “A los 6 años quería ser cocinero, a los 7 años quería ser Napoleón y mi ambición ha ido creciendo de manera constante desde entonces”. Tal vez de más allá de la tumba, ser una celebridad de Instagram sería la última meta de Dalí.

Si te animas a adquirir este libro, lo puedes hacer a través de Amazon (está disponible una versión de la copia original y la preventa de la nueva reimpresión a cargo de Taschen) o también lo puedes comprar directamente en la página de la editorial Taschen, donde te costará alrededor de 60 dólares adquirirlo.

Una #RECETA de una bebida del libro de Dalí

Casanova Cocktail

“Esto es bastante apropiado cuando circunstancias como el agotamiento, el exceso de trabajo, o simplemente el exceso de sobriedad están pidiendo ser liberados. Aquí hay una receta probada para lograrlo. Destaquemos otra de las ventajas de esta particular poción, y es que no provoca la agria cara que suele acompañar la absorción de este remedio.”—Salvador Dalí.

Ingredientes (Para un trago)

El jugo de 1 naranja
1 cucharada de bíter (campari)
1 cucharadita de jengibre en polvo
4 cucharadas de brandy
2 cucharadas de brandy antiguo (Vieille Cure)
1 pizca de pimienta de cayena
Procedimiento

Al fondo del vaso, combine la pimienta y el jengibre. Vierta el bíter arriba, luego el brandy y el “Vieille Cure.” Refrigere o incluso ponga en el congelador.

Treinta minutos después, remueva del congelador y agregue el jugo de naranja y revuelva en el vaso. Pruebe… y espere los efectos.

Animal Gourmet