Economía

México reporta déficit en cuenta corriente de 7,571 mdd en 3T

México registró un déficit de 7,571 millones de dólares en la cuenta corriente de la balanza de pagos durante el tercer trimestre del año, informó este viernes el Banco de México (Banxico).

De esta forma, el saldo negativo durante los primeros nueve meses del año alcanzó los 23,086 millones de dólares, equivalentes a un 2.9% del Producto Interno Bruto (PIB), detalló el Banxico.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sugiere a México “fortalecer los fundamentales para contener un potencial reversa de capitales”, pues resulta el más expuesto entre 30 economías emergentes a choques externos.

Tras hacer el diagnóstico económico y financiero anual al que tiene derecho el país como miembro del organismo, expertos del Fondo enfatizan que la tenencia de deuda en poder de extranjeros expone naturalmente a México a choques externos.

“La cuenta de capital abierta y la importante tenencia de activos mexicanos en manos de extranjeros expone naturalmente a México a cambios en las condiciones globales, como una abrupta reversa en el sentimiento de los inversionistas hacia mercados emergentes”, mencionan.

Estiman que los títulos en poder de no residentes se incrementó a 456,000 millones de dólares entre el 2010 y hacia fines del 2015, lo que equivale a 40% del Producto Interno Bruto (PIB).

Este incremento en la tenencia de valores en manos de no residentes está relacionado con la inclusión de los bonos mexicanos al indicador WGBI de Citi, en el 2010, argumentan en las Conclusiones a la revisión anual a México, conforme al artículo IV de los estatutos del Fondo.

Tras comparar los flujos brutos de capital de 30 mercados emergentes, particularmente de América Latina, encontraron que México se encuentra “entre los más sensibles” a cambios en las condiciones globales.

Así lo explica la observación de los flujos de capital a los 30 emergentes citados, entre el 2010 y el 2015, donde la aversión al riesgo hacia emergentes o el cambio de precios de las materias primas generaban un impacto mayor en el flujo de capitales al mercado mexicano de bonos.

Ahí mismo consignan que las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) “están en un nivel adecuado”; actualmente el saldo es de 174,498 millones de dólares. Refirieron que la Línea de Crédito Flexible (LCF) con el Fondo, por otros 86,200 millones de dólares, “provee aseguramiento adicional contra riesgos de cola”.

Al sumar reservas más los recursos disponibles en el FMI por concepto de la LCF, el Banxico cuenta con liquidez en dólares por 260,698 millones de dólares.

“La materialización del riesgo (de un aumento del proteccionismo) o una desaceleración mayor de la economía mundial por Estados Unidos podría tener un mayor impacto en México vía exportaciones, Inversión Extranjera Directa hacia el sector de las manufacturas; una declinación de los flujos de portafolio y un efecto negativo en el crecimiento económico”, se lee en el reporte.

La visita de los expertos del FMI se hizo entre septiembre 19 y 30, lo que significa que no incluye supuestos sobre el triunfo de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos.

Anclar certidumbre vía fiscal

Ante el riesgo de una reversa de capitales que limite la disponibilidad de recursos para fondear el déficit de cuenta corriente, los expertos del FMI recomendaron “fortalecer la posición fiscal y establecer una agenda ambiciosa para reducir la deuda pública como proporción del PIB en el 2018”.

Consignaron también que se debe aumentar la rentabilidad y eficiencia de Pemex, como una medida adicional para garantizar la consolidación de las finanzas públicas.

El staff de especialistas del FMI que visitó México, dirigidos por Dora Iakova, sugirió entonces dos medidas para acelerar la reducción de la deuda pública: el uso total de los remanentes de operación del Banco de México, cuando se generen, para anticipar la reducción de los Requerimientos Financieros del Sector Público y el establecimiento de un consejo fiscal independiente.

Admitieron que las autoridades se comprometieron con la Iniciativa Privada a no volver a impulsar una reforma tributaria, pero matizaron que ante la caída de ingresos petroleros, por la menor producción del hidrocarburo, es necesario buscar alternativas.

“México tiene un limitado espacio fiscal, una perspectiva negativa de dos calificadoras, lo que pondría en presión los costos de fondeo en caso de que se materialicen los riesgos”, se lee en el informe.

Luego, en la conferencia telefónica, la funcionaria mencionó que el aumento del proteccionismo es un riesgo para los emergentes en general y para México en particular, por la proclividad del mercado a cambios de sentimiento de inversionistas.

Reformar pensiones 
para liberar presión

En el reporte, que es un diagnóstico completo del sistema financiero y económico del Fondo, sugirieron una reforma al sistema de pensiones que libere de presiones al sector público.

La receta incluye elevar contribuciones a las pensiones del sistema de cuotas definidas; es decir, las afores, un aumento de aportaciones conforme a las tasas esperadas de remplazo y consideró que se puede mejorar la gestión del sistema, trasladando los ahorros del fondo de vivienda hacia los fondos privados de pensiones que tienen una tasa mayor de retorno.

Para evitar algún trato inequi-tativo para los trabajadores que queden en medio de la reforma de pensiones, los expertos sugirieron respetar los derechos adquiridos por los trabajadores que están por pensionarse y dejar al resto de los trabajadores con una mezcla de pensiones por beneficio y contribuciones definidas.

Apuntalar gobernabilidad

Tal como lo había adelantado Robert Rennhack, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, a El Economista, el organismo considera que la baja capacidad de crecimiento de la economía podría revertirse al avanzar en la lucha contra la corrupción y la inseguridad.

Dora Iakova, jefa de la misión de expertos del FMI para México, recomendó mejorar la gobernabilidad y avanzar en la ejecución del Sistema Nacional Anticorrupción, como medidas para anclar la confianza de los inversionistas, garantizar un aumento de la productividad y motivar un impulso al crecimiento económico de largo plazo. El tema es tocado a fondo también en el reporte.

Ahí enfatizaron la relevancia de la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción y de los esfuerzos antilavado de dinero como medidas para fortalecer la gobernabilidad de México.

PIB sin cambios

En las conclusiones, el FMI advierte que es temprano para considerar un impacto negativo en el PIB de México de las políticas comerciales que aplicará Donald Trump, el presidente electo de Estados Unidos.

Desde Washington, Robert Rennhack dijo, en la conferencia telefónica, que no cambiarán sus previsiones económicas basándose en las promesas de campaña que hizo el actual presidente electo, pues sería prestarse a la especulación.

El funcionario recordó que el Fondo mantuvo sin cambios su pronóstico de crecimiento para México para este año en 2.1%, tal como estaba en octubre y bajó la expectativa del próximo en una décima, a 2.2 por ciento.

En línea con lo dicho por Rennhack, el FMI detalla en el reporte que la incertidumbre por un aumento de las barreras comerciales y al flujo de capitales financieros sí puede causar un retraso en los proyectos de inversión hacia México. Por ello, Rennhack hizo un llamado a no sobrerreaccionar.

ymorales@eleconomista.com.mx