EconomíaPortada

Pega dólar a precios

 

REFORMA

Adriana Arcos

Debido al encarecimiento del dólar, cuya cotización cerró ayer en 21.05 pesos, el aumento de precios de las mercancías en la primera quincena de noviembre lanzó señales de alerta para la inflación general en México.

Aun cuando el Índice Nacional de Precios al Consumidor, medido por el Inegi, no se ha desbocado, pues registra una tasa anual de 3.29 por ciento al 15 de noviembre, el subíndice de precios de las mercancías sumó en el lapso un alza de 4.07 por ciento, la más alta en casi cuatro años.

Según aseveraciones del Banco de México, la evolución de precios en ese subíndice es un reflejo de la depreciación del peso.

Los productos que mayor incidencia tuvieron en el crecimiento de precios fueron los automóviles, los suavizantes y limpiadores, la cerveza y la leche, entre otros.

El componente de alimentos, bebidas y tabaco, que forma parte del subíndice de mercancías, lleva cuatro quincenas con tasas anuales arriba del 4 por ciento, y en la primera quincena de noviembre se ubicó en 4.22.

“Los resultados del indicador denotan mayores presiones inflacionarias, las cuales podrían continuar en los siguientes meses ante el mayor debilitamiento del peso en las recientes semanas”, puntualiza un análisis de Citibanamex.

La relación que tiene el alza de precios con el encarecimiento del dólar, conocido como “pass-through”, se debe a que la mayor parte de los productos corresponden a bienes comerciables internacionalmente y su precio se establece en dólares.

El miércoles, el Banxico indicó que el ajuste de los precios ante las variaciones observadas en el tipo de cambio no parece ser instantáneo, sino que se lleva a cabo en un tiempo amplio.

A lo largo del año, el precio del dólar al mayoreo ha subido 20.56 por ciento al pasar de 17.21 a los actuales 20.75 pesos. En 2015, su valor se encareció 16.71 por ciento.

El dólar al menudeo subió 20.08 por ciento en el mismo lapso al pasar de 17.53 pesos en el último día de 2015 a 21.05 ayer.

Un ejemplo más de ese encarecimiento se reflejará entre enero y febrero del próximo año en los precios de smartphones y tabletas, según la firma IDC México.

“El mercado está sosteniendo una estructura de precios, pero trasladará gradualmente el tipo de cambio al usuario final”, advirtió Óliver Aguilar, gerente de Investigación, Telecomunicaciones y Consumo de la empresa.