DestacadasTe Recomendamos

Los Aztecas castigaban el alcoholismo con la pena de muerte

Jaques Soustelle, de origen francés, es un etnólogo y especialista en las culturas mesoamericanas creador del libro “La vida cotidiana de los Aztecas en vísperas de la conquista” donde podemos leer una serie de descripciones asombrosas sobre la enorme cantidad de rituales, ceremonias y hábitos que tenían nuestros antepasados.

Dentro de ellos uno que asombra en gran manera es el hábito de la limpieza, las culturas poseían una gran higiene y más entre la nobleza que solía tomar dos baños diarios en el Temazcal y acostumbraba el uso diario de desodorantes, aceites y perfumes a base de lubricantes naturales. Estos hábitos contrastaban de sobre manera con los de los europeos quienes tenían una carente higiene personal.

Otro de los hábitos que resalta es el del consumo de alcohol, mismo que estaba prohibido hasta la edad de 52 años, en la que los nobles podían “jubilarse” y gozar de ciertas prerrogativas.

Además del uso religioso que tenía el Pulque o Uctli que representaba además un culto a la Diosa Mayahuel, la diosa del Maguey, de donde se obtenía dicha bebida. Lo que no muchos conocen es que si se encontraba por las calles borracho a algún azteca, podría ser merecedor de un castigo que bien podía incluir la pena de muerte.

De acuerdo a Fray Bernardino de Sahagún si algún plebeyo se encontraba borracho por las calles se le rapaba públicamente en una plaza o mercado mientras su casa era saqueada. El saqueo obedecía a la ley que enunciaba: “El que se priva de juicio, que no sea digno de tener casa, que viva en el campo como una bestia”.  La segunda vez que el plebeyo era encontrado borracho se le castigaba con la pena de muerte.

Para los nobles esta regla era mucho más extrema y severa pues desde la primera vez que se encontraba a uno de ellos borracho se le sentenciaba a la pena de muerte y era ejecutado en una ceremonia privada donde la nobleza hacía ver las pérdidas que ocasionaba la falta de juicio y razonamiento que se tiene bajo les efectos del alcohol.

Por ello es que el alcohol sólo se permitía a los ancianos y en algunas ceremonias y fiestas especiales, ahí sí, de acuerdo a Fernando Alba Ixtlixochitl, autor de “La Historia de la Nación Chichimeca”, cuenta que en las fiestas los ancianos se juntaban para beber (pero aun así con moderación) para dar gracias a la Diosa Mayahuel.
 

En realidad, de acuerdo Jaques Soustelle, el alcoholismo de nuestros antepasados vino después de la Conquista, por el sentimiento de pérdida, derrota y sumisión. Los Españoles supieron aprovechar muy bien dicho sentimiento e incluso fomentaron el consumo de pulque entre la población para tener mayor control del pueblo conquistado.

Con información de Muy Interesante