Opinion NacionalPortada

Javier Duarte, el aviso y su fuga frustrada a Guatemala

El 14 de noviembre de 2016, luego de poco más de un mes de que Javier Duarte de Ochoa solicitara licencia ante el Congreso de Veracruz para ausentarse de su cargo después de anunciarlo en el programa Despierta que conduce Carlos Loret de Mola, un “aviso formal” fue entregado al Congreso de Veracruz por un hombre desconocido que luego fue identificado, según algunos diputados locales, como Jorge Ramos Tubilla, exprocurador fiscal de la Secretaria de Finanzas y Planeación (SeFiPlan), exsubsecretario de dicha dependencia y, además, primo hermano de Karime Macías Tubilla, esposa del gobernador con licencia.

El aviso, con la firma de Javier Duarte de Ochoa y escrito en primera persona, decía que “siendo una prerrogativa del suscrito Gobernador Constitucional y habiendo definido el curso legal que daré a la defensa de las imputaciones que se dice pesan en mi contra, las que desconozco si existen o no: por ser de sigilo y no poder ser difundidas por autoridad alguna en el evento de ser ciertas, porque no pueden mediar tales sin previo juicio de procedencia-, he decidido dejar sin efectos la licencia que en su momento solicité […] a partir de la presente notificación formal, reitero y enfatizo en que dejo sin efectos mi licencia temporal, decisión que sólo corresponde al suscrito Gobernador Constitucional”.

El gobernador electo, Miguel Ángel Yunes, quien tomará posesión el 1 de diciembre, calificó el aviso de Javier Duarte, como “verosímil” y, en entrevista con Carlos Loret de Mola, dijo que supondría que es una estrategia de Javier Duarte para evitar que su familia, principalmente su esposa, Karime Macías, sea detenida.

Por su parte, el Congreso local puso en duda la autenticidad del aviso y, contra el procedimiento constitucional definido y tras una serie de irregularidades administrativas, citó al gobernador al día siguiente para ratificar la “petición” para que el Pleno del Congreso lo aprobara, lo que, según diversos constitucionalistas consultados, podría suponer una acción contra el procedimiento establecido que serviría para impugnar cualquier acto del Gobernador interino, como el nombramiento de la nueva titular de la Secretaria de Finanzas y Planeación (SePiFlan), condición que los alcaldes veracruzanos pusieron para retirar su plantón del Palacio de Gobierno y de Casa Veracruz.

Más allá de las consideraciones constitucionalistas, tomando en cuenta que el “aviso” fue entregado por conducto de un familiar de Javier Duarte, que ocurrió previo al nombramiento de la nueva Secretaria de Finanzas y Planeación y justo al día hábil siguiente de la detención de Mario Medina Garzón con los pasaportes falsos de Javier Duarte y su esposa, es “verosímil” -para usar el término de Miguel Ángel Yunes- que el “aviso” de Javier Duarte al Congreso no sólo es una respuesta al cerco de la PGR en su contra, sino la primera muestra de la estrategia jurídica de su defensa, donde, entre otras cosas, refiere que “suponiendo que fuese cierto que se judicializaron acciones penales en mi contra con base en alguna extraña y rebuscada interpretación relacionada al fuero constitucional […] manifiesto que en su caso las enfrentaré una vez concluya mi mandato para impedir prosigan persecuciones políticas que resiento y acreditaré”. ¡Persecuciones políticas!

Así pues, frente al fracaso del plan de fugarse por Guatemala, Javier Duarte respondió con un aviso que alteró por completo la agenda del legislativo local, y puso sobre la mesa acusaciones de persecuciones políticas y faltas a su proceso, lo que podría derrumbar cualquier intento de la PGR por procesarlo.

Habrá que ver cuál es la estrategia jurídica que utiliza la defensa de Javier Duarte después de una eventual detención y poner mucha atención en la PGR que, con el historial de Verdades Históricas, no goza de credibilidad por parte de la Opinión Pública que, dicho sea de paso, durante varias semanas ha seguido con especial atención el caso -perfecto para dar el salto del “Despierta” al prime time de Televisa- de Javier Duarte.

¿Qué pasará cuando el tema en la opinión pública deje de ser Javier Duarte y en su lugar aparezca la realidad de Veracruz y otros estados donde todos los corruptos -no sólo Javier Duarte- han sido cómplices por las muertes por falta de recursos en los hospitales, cómplices del hambre al desviar recursos para los más pobres de este país, cómplices del empobrecimiento?

También, habrá que ver si cuando lo detengan, Javier Duarte tiene bigote.

 

Homozapping