Nacional

Casa Hogar “Sandra Mora” lucra con enfermas de cáncer de mama

• Dicen también operar en Oaxaca, alertan sobre sus acciones fraudulentas desde León, Guanajuato.
Por: Arturo Morales

León, Guanajuato. – Familiares de pacientes del Hospital General Regional de León denunciaron que fueron engañados por empleados de la Casa Hogar “Sandra Mora”,  ya que fueron invitados para hospedarse los enfermos de cáncer y sus familiares, donde contarían con dormitorios, alimentos y capacitación laboral en productos artesanales, mientras se les trata el padecimiento.
El albergue se ubica en la calle de Hidalgo 416, Colonia Obregón, Zona centro, a escasas cuadras del nosocomio antes mencionado, que según su página web, cuenta con pabellones con literas, cunas, comedor, consultorio médico para consultas psicológicas, tanatología y medicinal general, etc.; esto para dar servicio especial a la población indígena como Chichimeca, Náhuatl, Otomí, Mazahua, Purépecha, Mixe y Zapoteca. Pero según de viva voz de los vecinos que nunca han abierto ese local.
Según versión de los vecinos ese local simulado de albergue lo abrieron el día de la inauguración que fue aproximadamente en el mes de septiembre del año 2015 y un par de meses más y solamente de noche. Los voluntarios y trabajadores del organismo no gubernamental hacían trabajo de difusión en el hospital regional de noche para tomarse la foto y justificar la existencia de este espacio de servicio social.
Según antecedentes de la casa hogar “Sandra Mora”, fue fundada por una señora sobreviviente del cáncer de mama, de nombre Marcela Fernández Ochoa, presidenta de la “Fundación Mexicana Amor Por Ti”, originaria del entonces Distrito Federal, hoy ciudad de México, quien llegó a la ciudad de León de los Aldama, municipio del Estado de Guanajuato, bajo el membrete de cristiana evangélica y sobreviviente  de dicha enfermedad, con lo que engatusó mujeres religiosas y de buena voluntad para fundar una institución de asistencia privada al servicio de este grupo vulnerable.
Al principio se portó como una mujer llena de esperanza y de buenas intenciones que convenció al grupo de damas para realizar eventos para recolectar dinero e insumos para la organización, todo iba bien, según testimonio de algunas ex voluntarias y que dieron testimonio vía anonimato por temor a una represión.
Agregaron que al principio todo iba de maravilla, después se dieron cuenta de muchas actitudes sospechosas, como nunca dijo claramente donde vivía en la capital del país, pues argumentaba que ella tenía muchos contactos con dependencias federales y con políticos, de hecho su ex esposo fue diputado; se cuestionaron las entonces voluntarias por qué entonces no hacer colectas en la vía pública, pedir dinero o apoyos materiales en dependencias municipales, pedir préstamos para solventar sus gastos logísticos para la constitución de la Fundación.
Lo peor de esta historia de fraude, es que ofreció el pago de honorarios al personal, pero que se los cobraran de las colectas económicas que realizaron en la vía pública, pero que nunca les pagó un centavo, además de no concretarse un solo proyecto productivo que habría ofrecido la fundadora de la casa hogar.
Vestía a nuestras hijas e hijos de indígenas para posar en fotos y subirlas a su página de su fundación para justificar el trabajo y los recursos que consigue de dependencias federales y de instituciones privadas, agregan las entrevistadas.
Por otro lado, dejó comprometidas a estas señoras con la renta del inmueble con más de medio año de renta y que por mes es de 20 mil pesos, además de que el casero desesperadamente ya puso una demanda legal ante la institución judicial correspondiente.
El asunto de Marcela Fernández Ochoa es que según su página web y face book, hace alarde de tener presencia en varios Estados y ciudades de la república mexicana como Guadalajara, Tamaulipas, Oaxaca y la ciudad de México, según las defraudadas está haciendo lo mismo de estafar a voluntarias y engañar a grupos vulnerables como lo hizo en esta ciudad.
Este reportero se dió a la tarea de hablar vía telefónica a los albergues que describe la página para pedir información de sus servicios  y la respuesta es que ya están suspendidas las líneas dando a entender que no están operando estos espacios.
Finalmente, hacen un llamado a las autoridades y la población en general para que no se dejen engañar de esta señora Marcela Fernández Ochoa y sus hijas que radican en Guanajuato y en el ex D. F.; como de otros organismos no gubernamentales para que no sigan utilizando el trabajo social y lucren con la esperanza de gente humilde para enriquecerse.