Opinion Nacional

Misiva que le dedicó el periodista Jorge Álvarez Máynez a Andrea, la niña que hizo el favor de corregir a nuestro Secretario de Educación.

“Andrea: Te escribo para decirte que te admiro.

Cuando tenía tu edad, y me preguntaban qué quería ser de grande, contestaba que presidente. Quería cambiar el lugar en el que vivía, y creía que esa era la forma de hacerlo. Ayer, tú cambiaste el lugar en el que vives. Lo hiciste siendo una niña, siendo educada y respetuosa, en un mundo en el que la mayoría no lo somos.

Cuando te diste cuenta que el secretario de educación se equivocó, no lo interrumpiste, ni te burlaste de él. Esperaste a que se despidiera de ti, y le explicaste cómo debía pronunciar la palabra “Leer” (una de las palabras más bonitas que existen. Cuando seas un poco mayor, te voy a regalar un libro que se llama así: “Leer” y que escribió uno de los mexicanos más estudiosos, que se llama Gabriel Zaid).

Me dicen tus tíos que tu mamá es maestra. Debe sentirse orgullosa de ti, igual que tus profesores. Los maestros de México han vivido años difíciles; una parte de los políticos les echa la culpa de lo que ellos no han podido hacer y muchos jóvenes que quieren ser maestros han vivido cosas tristes por errores que todavía no logramos entender.

Yo creo que los maestros, como tu mamá, nos han ayudado mucho y debemos agradecerles ayudándoles para que puedan hacer mejor su trabajo. Para que haya más niños como tú: educados, respetuosos y amables. Con ganas de ayudarle a alguien que se equivoca.

Hace 6 días un señor que no sabe respetar, grosero y violento, se convirtió en el hombre más poderoso del mundo. Creo que fue mi día más triste. Por eso, cuando vi lo que hiciste, me conmovió: me hiciste sentir esperanza.

Seguramente esta es una semana en la que ver tu video y que haya tanta gente opinando sobre lo que hiciste, será un poco confuso. Espero que ninguna de esas cosas te haga sentir mal y que esto sea un bonito recuerdo en tu vida.

Quise escribirte, para darte las gracias, porque en días muy difíciles, has sido un destello, un cachito, de esperanza en la vida mía y creo que de muchos.

Eres una niña fantástica, Andrea. Ojalá sigas haciendo de este mundo, un mejor lugar”.

Yo añado: Andrea personas como tú son la esperanza de que tengamos un México cada vez mejor. Te felicito y deseo lo mejor.

A mis amigos, ojalá que esto sea de su agrado y lo reenvíen para bien de nuestra Patria.