EconomíaPortada

El Buen Fin: ¿Qué compran los mexicanos en cuatro días de rebajas?

Las tiendas de México se están llenando de clientes en el sexto año de El Buen Fin, la iniciativa del Gobierno y los empresarios para incentivar el consumo interno. Los mexicanos aprovechan que un gran número de tiendas rebajan los precios de sus productos para adelantar las compras de Navidad. Entre sus adquisiciones están principalmente ropa y calzado (34,7%), productos electrónicos (20%) y productos del hogar (18%), según un estudio de Nielsen. En los últimos años la venta de refrigeradores, lavadoras y estufas ha aumentado considerablemente en el fin de semana de ofertas, señala la investigación.

El Buen Fin, que en este año es del 18 al 21 de noviembre, busca incentivar el crecimiento del crédito y buena parte de las rebajas incluyen facilidades de pago con tarjetas bancarias. Sin embargo, el 60% de las compras se pagan en efectivo o con tarjeta de débito. El gobierno mexicano, incluso, ha organizado un sorteo en el que devuelve cargos por compras hechas con tarjetas de crédito y que van desde 250 pesos hasta 10.000 pesos. En 2015, la Hacienda mexicana entregó 463 millones de pesos a 148.000 consumidores.

México ha luchado en los últimos años por hacer crecer el crédito, que se calcula en un 11%, y también por incrementar el consumo interno. El gobierno organizó El Buen Fin inspirado en la temporada de rebajas del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. El sector comercial que más se beneficia de las ventas son las tiendas de autoservicio, que abren sus locales antes de los usual. Según Nielsen, estas tiendas hacen las mayores rebajas de precios a hornos de microondas (12%) y lavadoras (10%).

En 2015, El Buen Fin logró ventas por 80.000 millones de pesos (3.800 millones de dólares), un 10% más que el año anterior. Algunos comercios también se han sumado a la temporada de rebajas a través de Internet, emulando el Black Monday de Estados Unidos, y durante una semana ofrecen productos a menor precio y envíos gratuitos.

EL PAÍS