Ciudad de México. México está sujeto a retos e incertidumbre de distintas fuentes y lugares por ser un país global, por lo que debe mandar señales de certidumbre, de reducir el espacio de vulnerabilidad y presentar al mundo una economía resistente, aseguró el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña.

En gira de trabajo en Miami el funcionario dijo que México está listo para trabajar con quien gane las presidencia de Estados Unidos; y destacó que el país no sólo debe enfrentar la elecciones en aquel país sino al mismo tiempo el Brexit, la restructura en curso de China y la política monetaria estadunidenses, entre otros.

Meade negó que las variaciones del peso frente al dólar estén relacionadas con el proceso electoral. “El peso es una moneda que tiene amplia transnacionalidad; ése es un elemento que nos da fortaleza, es una señal de un mercado robusto al que es fácil de entrar y al que es fácil también salir. Pero eso también ha tenido que ver como impacto el que sea una moneda que se utilice para cubrir los riesgos frente a diferentes escenarios.

“La volatilidad que hemos visto en semanas y meses anteriores, ponen de relieve que frente a esa volatilidad, México ha seguido exhibiendo un comportamiento fuerte y robusto. Y por lo tanto las decisiones que hemos tomado, y las que seguiremos tomando para desde México mandar señales de certeza, las habremos de seguir haciendo frente a cualquier resultado de la elección y cualquier otro riesgo que se nos presente de fuera.”

Aseguró que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México han estado muy pendientes de cuidar la equidad “de nuestros mercados, de asegurar que nunca le falte liquidez”, y aseguró que en caso de ser necesario recurrirán a los instrumentos necesarios, pero, acotó, están ala espera de que las fluctuaciones “se vayan disipando”.

Ante la próximidad de que los estadunidenses elijan presidente, Meade Kuribreña dijo que no le corresponde “hacer pronunciamientos en materia política, estamos listos para trabajar con cualquiera que gane. La relación es una relación robusta, madura; es una relación que depende y que vincula tantos los espacios culturales como económicos, de cadenas de valor, de inversión, de exportaciones, y que por lo tanto necesita y exige de parte de los dos países un entorno que permita que las dos regiones, los dos países prosperen y en eso nos concentraremos”.

El funcionario previó que para el cierre del sexenio la economía mexicana tendrá un buen momento, debido a que las reformas aprobadas en esta administración “detonarán un importante proceso de inversión y que, por lo tanto, terminemos con un fuerte proceso de creación de empleos, se anclarán inversiones, se mantendrán balances adecuados y salud en las finanzas públicas”.

“Estamos haciendo esfuerzos importantes por consolidar nuestras finanzas públicas, por tener un marco fiscal estable y que esa estabilidad le dé soporte a las actividades de consumo, de inversión, de exportación que tenemos.”