Nacional

Faltan en Salud… y sobran en sindicato

Mientras en hospitales de Secretaría de Salud de CDMX falta personal e insumos, el SUTGDF destina mil 892 plazas a labores sindicales. 

Cd. de México .- Mientras que médicos y enfermeras de hospitales de la Secretaría de Salud (Sedesa) de la CDMX se quejan de falta de personal e insumos, el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal destina 4 mil 892 plazas a labores gremiales.
 

Según un reporte de transparencia, las labores sindicales implican que se les pague salario completo, que puede ir de 3 mil 986 pesos al mes, en el caso de personal de apoyo, hasta 29 mil pesos, si se trata de especialistas en área de salud C.

En los últimos años, la cifra de comisionados sindicales de las distintas secciones ha ido en aumento.

En 2013 hubo 3 mil 538 trabajadores asignados a plazas gremiales, en 2014 fueron 3 mil 631 y en 2015 llegaron a 4 mil 892.

“A los comisionados suelen encargarles labores administrativas, de proselitismo y de control sindical, y algunos son aviadores”, indicó José Antonio Vital, coordinador nacional de la Alianza de Trabajadores de la Salud.

Aseguró que en los hospitales de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México hacen falta por lo menos 2 mil trabajadores del sector y otra cifra similar requiere basificación.

“Con el salario de uno de base le pagan a dos o tres trabajadores precarios, y éstos no tienen prestaciones mínimas de ley, como aguinaldo, vacaciones y seguridad social”, señaló.
Pega a pacientes falta de personal

Los pacientes que acuden a los hospitales de Sedesa resienten la falta de personal, como médicos y enfermeras, además de que deben costear algunos insumos.

El hijo de Lucía Ortiz, quien tiene la pierna derecha fracturada, lleva 15 días hospitalizado en el Hospital General de Iztapalapa, pero por falta de personal no lo han operado.

“Desde hace ocho días me están dice y dice que lo van a operar y nomás no. Está en urgencias desde que entró, se cayó y se fracturó. Nos pidieron el material, un clavo, nos salió como en 15 mil pesos, mi esposo pidió prestado”, contó Ortiz.

Para Janeth, quien hace prácticas profesionales como enfermera, lo que faltan son camilleros, camillas y medicamentos.

Una situación similar reportan en el Hospital General Balbuena.

“Nos hacen falta mucho auxiliares de diagnóstico en lo que es tomografía, tenemos carencia en lo que corresponde a fármacos”, indicó un doctor.

Aunque hay falta de personal, el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno del Distrito Federal destina 4 mil 892 plazas a labores sindicales.

“Es lamentable que la Secretaría de Salud de la Ciudad de México pague sueldazos a comisionados o asesores en salud que no son necesarios, cuando los trabajadores del sector no cuentan con plazas ni seguridad social.

“Además, faltan insumos en algunos hospitales”, planteó un enfermero del Hospital Pediátrico de Legaria que pidió omitir su nombre.

“Los asesores de salud son puestos que la misma Secretaría de Salud del Gobierno se inventa para cubrir áreas relacionadas al compadrazgo”.

Detalló que en la Sedesa 8 mil 745 profesionales laboran bajo el esquema de estabilidad laboral, un contrato que no incluye base, se renueva cada año y se paga por honorarios con los recursos que la Federación destina a través del Seguro Popular.

Explicó que en el Hospital Pediátrico de Legaria carecen de personal de enfermería, médicos e insumos.

“Faltaban desde jeringas hasta el paracetamol”, describió.

Trabajadores del Hospital Rubén Leñero señalaron que los servicios con más carencia de personal son Cirugía General, Consulta Externa y la Unidad de Quemados.

“Aquí a veces nos tocan de cuatro pacientes por enfermera, pero son pacientes delicados que necesitan muchos cuidados, debería haber por lo menos una enfermera por cada dos pacientes”, señaló una enfermera de la Unidad de Quemados.

Las personas que acuden al servicio de urgencias del Hospital General La Villa deben esperar horas para ser atendidos ante la carencia de médicos, afirmó un residente que labora ahí.

Reforma / Natalia Vitela, Paloma Villanueva y Dulce Soto