Nacional

Peña Nieto admite su error con la visita de Trump

El presidente mexicano califica de “muy acelerada” y “muy polémica” la decisión y asegura que ahora “sería distinta”

No volvería a suceder. O por lo menos, no en los mismos términos. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, tiene claro que la visita-bomba girada por Donald Trump a finales de agosto pasado fue el fruto de una “decisión muy acelerada” y que, de volver al pasado, “sería distinta”. De este modo, el jefe de Estado ha reconocido uno de los errores más flagrantes de su mandato. Un incendio que sumado a otros desastres como la reciente fuga del gobernador de Veracruz o las sospechas de corrupción de dos prohombres más de su partido, ha hundido su valoración en mínimos históricos.

El paisaje después de la visita fue demoledor. Trump dejó a su espalda una nación humillada. En su reunión, el candidato republicano no sólo evitó olímpicamente pedir disculpas por los insultos lanzados durante meses contra los mexicanos, sino que transformó el encuentro en un acto más de su campaña electoral. Tan poco le importó México y su presidente, que horas después de abandonar la tierra que le había acogido volvió a blandir en un mitin en Arizona sus reclamos xenófobos: muro, deportaciones y odio al inmigrante. “México pagará el muro. Al 100%. Todavía no lo saben, pero pagarán por el muro”, bramó ante la multitud.

El País