Te Recomendamos

Levantan tu jardín

Una manera práctica de tener una fuente de alimento en casa es a través de los denominados sistemas hidropónicos y los aeropónicos.

México.- Saca al horticultor que llevas dentro y empieza a cultivar con ayuda de botellas y tubos hasta con sistemas más avanzados. Mira estos 4 videos, reúne algunas herramientas y materiales y crea tu sistema hidropónico.
Monterrey, México (23 octubre 2016).- Arma un hábitat natural en tu vivienda con sistemas en los que puedes conseguir que crezcan desde plantas hasta alimentos.

El secreto está en integrar estructuras verticales que sirven como suelo cultivable en sitios estratégicos.

En ellas es factible instalar desde un jardín con plantas suculentas hasta hacer crecer tus propios vegetales.

Una manera práctica de tener una fuente de alimento en casa es a través de los denominados sistemas hidropónicos y aeropónicos.

Éstos permiten cultivar varias especies de lechugas, acelgas, arúgula, espinacas y plantas aromáticas, como la albahaca.

En cuanto a su forma, existen dos tipos de sistemas de línea que puedes armar en casa en cuestión de minutos.

Los aeropónicos regularmente son estructuras de plástico en forma de torre de hasta 1.70 metros de alto y 65 centímetros de ancho.

Cuentan con orificios en donde es posible cultivar hasta 47 plantas, señala Víctor Jiménez, de Hidroponia Urbana.

“Normalmente se utilizan para cultivo de hortalizas y están diseñados para ser eficientes en espacios pequeños y con el mayor aprovechamiento de agua”, dice.

Los sistemas hidropónicos, en cambio, se asemejan más a una estructura de tubería en forma de “s” a través de la cual circula agua enriquecida con nutrientes.

También existen diferencias importantes en cuanto al principio de funcionamiento de un sistema hidropónico y aeropónico.

En este último, las raíces de la planta se encuentran al aire, sin tocar ningún tipo de sustrato.

Éstas absorben la solución nutritiva de forma pulverizada mediante aspersores que las humidifican.

Los hidropónicos, por su parte, se valen de sistemas de recirculación de agua, similares a los utilizados en fuentes.

Bombean el líquido desde el depósito hasta las macetas, haciendo llegar la solución nutritiva a las raíces de la planta por medio de goteros.

La maceta o bandeja drena el agua, que devuelve al depósito e inicia el mismo proceso de nuevo.

Una de las ventajas de dichos modelos de cultivo es la rapidez de producción.

Contar con un sistema aeropónico en casa requiere una inversión de alrededor de 6 mil pesos y 3 mil para uno hidropónico.

Éstos regularmente incluyen la estructura o torre, bomba sumergible, canastillas de cultivo, solución nutritiva y semillas.

Reforma / Juan Antonio Moreno