Cultura

'Mientras viva lucharé por las lenguas'

Yanireth Israde

Cd. de México.- México afronta una encrucijada frente a los idiomas indígenas: se salvan o se extinguen, advirtió el historiador Miguel León-Portilla al participar en la conferencia “La extinción y pérdida de las lenguas”, que forma parte del coloquio Pensar la muerte en El Colegio Nacional.

“Quiero creer que de las 68 o más lenguas que se hablan (en México) queden siquiera el 10 o 12 por ciento para el siglo siguiente. Sé que hay lingüistas que dicen que de las 5 mil 500 lenguas que se hablan en el mundo van a morir varias miles en este siglo. Yo lucharé mientras viva por la defensa de las lenguas”.

Estas lenguas, dijo, son un tesoro, una riqueza que al modo de atalaya abarcan y conciben el mundo, cada una de modo distinto.

Tras la presentación del lingüista Luis Fernando Lara, quien dedicó su exposición a la pérdida y adaptación de las lenguas, León-Portilla se enfocó al náhuatl para seguir su trayecto desde la época prehispánica hasta la actualidad, cuando prevalece, pero limitado en sus funcionalidad y circunscrito al ámbito agrícola. Nadie compra, por ejemplo, una computadora o un coche en náhuatl, dijo el autor de La visión de los vencidos.

“El náhuatl y las otras lenguas tienen una función bastante limitada. Mientras hay mayor aislamiento, mayor pobreza en una comunidad rural, allí queda el refugio del náhuatl”.

En contraparte, destacó León-Portilla, los indígenas ingresan a la academia para estudiar sus lenguas u otras profesiones y dignifican sus idiomas o universidades de México, Estados Unidos y Europa enseñan náhuatl.

Se publican igualmente libros y revistas en esta lengua, además de difundirse en estaciones de radio y televisión comunitarios, comentó.

“Conozca a mucha gente que no es lingüista ni profesor que dice: ‘me encanta esa poesía tan hermosa, quiero saber más de in xóchitl, in cuícatl, de la flor y canto. Esperemos que al final la batalla se gane”.

Reforma