NacionalPortada

Hereda Duarte violencia a tope

Además de acusaciones de corrupción y desvíos de fondos públicos que pesan sobre Javier Duarte, el Mandatario deja a Veracruz en una circunstancia histórica de violencia, por aumento de asesinatos. 

Cd. de México .- Javier Duarte dejó también a Veracruz en su pico más alto de violencia.

Los últimos meses del priista como Gobernador han sido los más violentos en la historia de la entidad, según cifras oficiales.

En julio y agosto se registraron 132 y 179 homicidios dolosos respectivamente, las cifras mensuales más altas de que se tenga registro.

Hasta antes de ese bimestre, septiembre de 2011 -también durante el Gobierno de Duarte- era el mes con más asesinatos dolosos, con 101 casos reportados.

El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP), que comenzó a sistematizar los delitos en 1997, aún no hace públicos los datos correspondientes a septiembre.

Duarte solicitó licencia al cargo de Gobernador el pasado miércoles, por lo que el partido Morena en la Cámara de Diputados propuso la designación de un comisionado especial de seguridad pública para la entidad.

En los primeros ocho meses de 2016, el homicidio doloso en Veracruz aumentó 114 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2015, al pasar de 334 a 716 asesinatos.

De hecho, el número de homicidios hasta agosto ya es más alto en 28 por ciento que el registrado durante todo el año pasado (565).

Con un promedio mensual de 89 homicidios, 2016 podría convertirse en el año más violento en Veracruz, superando el 2012, durante la llamada guerra contra el narcotráfico.

La ola de violencia en la entidad es atribuida a una disputa entre células del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas, por territorios y control de actividades ilícitas, como la ordeña de ductos de Pemex.

No obstante, también operan en la entidad grupos del Cártel de Sinaloa, como “Los Ántrax” y “Gente Nueva”, y escisiones de La Familia y el Cártel del Golfo.

Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano, consideró que la violencia en Veracruz es de llamar la atención.

“Es motivo de alarma desde hace mucho tiempo. Ahí donde hay corrupción es normal que los delitos se puedan cometer”, comentó.

“Lo que deja Duarte es un estado indefenso, tenía que haber cumplido a los seis años de Gobierno (con) una Policía Acreditable, que no se logró, para atender la problemática de la entidad”.

Rivas apuntó que en la medida que la entidad no cuente con una Policía fuerte para hacer frente a la delincuencia, continuará lo que calificó como alta violencia.

“Claro que es una entidad de alarma; alarma no quiere decir ‘vamos a ponerle ahorita la atención para que luego se olvide’, sino que urge la reconstrucción de instituciones capaces de atender no en este momento, sino en los próximos 10 o 15 años el problema”, abundó.